Las vieiras de la famosa cocinera

Hoy estoy enfadada y asombrada de hasta dónde puede llegar la hipocresía y el corporativismo en las “altas esferas”. No pretendo prejuzgar a nadie (dios me libre) y mucho menos a cocineros, perdón, restauradores, que se han ganado su prestigio a pulso, supongo. Me refiero, como habrán supuesto, al decomiso hace pocos días en Ferrol de vieiras con una toxina que, según dicen los expertos puede provocar amnesia. En ese decomiso se vio involucrada una importante cocinera  de Santiago (su restaurante tiene una estrella Michelín) y no pasaron cinco minutos sin que, buena parte de la profesión, mostrasen su adhesión a la susodicha. Ayer, según recoge hoy la prensa un grupo de intelectuales se reunió para cenar en su restaurante con el mismo fin.

Todo me parece muy bonito pero hay un dato que es irrefutable, al margen de otras consideraciones, y es que esta señora estaba comprando marisco a un grupo de furtivos (algunos en la cárcel, por cierto) y, supongo yo, que esa será una actividad ilegal que no sé cómo se puede justificar. Además, la cocinera cuando salió del juzgado en libertad con cargos, declaró que estaba comprando esa mercancía para hacer un favor a los clientes y vender el producto más fresco posible. Por favor….

Personalmente estoy harta de que se nos hagan favores y cuando salimos a comer fuera de casa lo que queremos es que nos presenten un producto de primera calidad y con todas las garantías y si no lo podemos pagar, nos quedamos en casa.

Pitusa

Anuncios

Garita de Herbeira

También conocida como Vixía de Herbeira, está situada en el límite de los municipios de Cedeira y Cariño en la  Serra da Capelada y muy cerca del santuario de San Andrés de Teixido. Construída en el siglo XIII sobre unos acantilados casi verticales con  una altitud de 620 metros  (dicen que los más altos de Europa occidental), servía de refugio para los hombres destinados allí con la misión de alertar de la llegada de barcos piratas. Visita obligada si os dáis un garbeo por esta zona.