Unas flores que no son y una cruz de madera

Dando un paseo por el monte, más concretamente en la zona conocida como Quengo (Valdoviño), nos topamos con esta cruz de madera cerca de un cruce de  pistas estrechas y, supongo, que muy poco transitadas. No sé, aunque me lo imagino, el por qué de esta cruz de en medio de la nada… Lo que se observa es que alguien se encarga de cuidarla;  si os fijáis en el tornillo que sujeta el palo vertical (stipes) con el horizontal (patibulum) está sin rastro alguno de óxido, por lo que se  deduce que debió de ser cambiado hace poco tiempo.

cruz de madera en el lg. de Quengo - Valdoviño-foto f. goiriz (2)

Anuncios

4 pensamientos en “Unas flores que no son y una cruz de madera

  1. Mmmmm Pues esa cruz así, en medio de un sitio tan poco transitado… A lo mejor está enterrado algún animal. Creo recordar que también en Pantín hay una, por el monte de la costa, por cerca de “El Gaivotal”… no estoy muy segura, pero ya le preguntaré al Villano, que se orienta mejor que yo jejeje Bisous!

  2. Puede ser. También podría ser porque alguien tuviese un accidente y… ¿quién sabe?
    Besos para tí, para el Villano un saludo y va que chuta 🙂

  3. También puede ser… No sé si es una costumbre gallega lo de poner flores en los lugares en los que hubo algún accidente (lo típico en un paso de cebra, o en un cruce). Bisous!!

  4. Creo que non é quengo é o lugar de Soutonovo no cruce da pistas que levan as Folgueiras e ao Porto e o Cruceiro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s