Hablen claro

La gente tiene miedo y ese temor no se debe únicamente a la crisis económica, esta está ahí y no tengo soluciones para salir de ella. Soy, como la mayoría, mero espectador del desaguisado que han armado otros y que pagaremos nosotros, los de siempre, ¡Asumido! A pesar de ser una mera comparsa en todo este enredo, echo en falta que alguien ¡De una vez!  Hable al pueblo como a un ser maduro y responsable, al que se le puede decir sin temor a perder votos (posiblemente los ganaría), los sacrificios que habrá de asumir, los plazos reales que necesitaremos para mejorar la situación, los posibles contratiempos, sean externos o internos, que pueden surgir en el proceso. Ese pueblo, hoy asustado, es el que merece las explicaciones, porque es el que tendrá que hacer el mayor esfuerzo. Basta ya de tanta gilipollez anti tabaco,  anti taurina, anti cementerios nucleares… que si jubilación a los 67, que si leches en vinagre… ¡No desvíen la atención! Y esto va también para los “Anti”… No es el momento, lo que no quiere decir que se ceda un milímetro en las ideas que cada uno tenga. No es el momento porque los trabajadores, con y sin trabajo, están asustados ¡LO ENTIENDEN!