Adiós, Becky

Otra ciclogénesis explosiva más para anotar en nuestro cuaderno de bitácora particular. En Cedeira, afortunadamente, salvo que no me haya enterado, todo transcurrió sin más problemas de los previstos. Eso sí, la playa se llevó un buen repaso. Cuidado cuando se pasee por ella, si se cae uno desde lo alto del talud existente en el arenal se puede dar una buena leche…