¡Joer que viejos estáis!

Hoy fuimos a Ferrol por motivos religiosos, más concretamente a Alcampo. Que es el mayor  hipermercado de la ciudad de la ilustración. Allí, además de comprar casi todo lo que te haga falta… Podrás encontrarte con ese amigo del que no sabes nada desde hace años o con ese otro que ya no es amigo por culpa de un malentendido por su parte ¡evidentemente!… En Ferrol si quieres encontrarte con alguien del que hace tiempo no tienes noticias tienes dos opciones, ir a Alcampo o a la “Residencia” (así se conoce en la ciudad al Hospital Público Arquitecto Marcide; que no es el único pero sí el más concurrido). Pues bien, como es lógico, nos encontramos con un buen número de amigos  de nuestra quinta a los que saludamos con la alegría y el cariño que nos merecían. Pero hubo una cosa que nos llamó la atención de estos encuentros y que, ya en el coche, comentamos durante el viaje de vuelta a La Villa ¡Lo viejos que están todos! ¡no se salva ni uno… ni una ! No fuimos capaces de explicarnos como pueden estar tan deteriorados con respecto a nosotros ¿Será cosa de la genética?