Hasta siempre Seve

Todos los días mueren miles de personas que merecerían un obituario que recuerde su paso por la Tierra. Desde el niño que se muere de hambre en cualquier parte del planeta al anciano que fallece solo y abandonado al que nadie echa de menos hasta que los vecinos alertan de que en el edificio hay un olor desagradable. Sin embargo, aun mereciéndolo, resultaría imposible hacerlo y se  zanja el asunto, cuando existe esa posibilidad, con una esquela. Hoy se ha muerto Severiano Ballesteros y, como puedo y quiero hacerlo,  escribo estas líneas con todo mi cariño para un chaval de Pedreña que, de un trabajo ocasional  recogiendo pelotas de golf en el club de la localidad, logró llegar a la cumbre del deporte sin perder ni un ápice de su campechanía cántabra… Ha muerto el hombre,  pero su leyenda le mantendrá vivo. Un abrazo Seve.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s