Me dieron tanta pena…

…que bajé hasta la gran plaza donde estaban celebrando el mitin político. Estaba yo de visita en casa de uno de mis herederos cuando al mirar por la ventana veo al candidato de cierto partido político -al que conozco personalmente desde hace muchos años- acompañado de tres o cuatro integrantes de su lista electoral, dos fotógrafos de prensa y… nadie mas. Al observar semejante soledad fue cuando decidí acercarme al lugar de la concentración y saludar al candidato y compañeros de partido. Al verme, el cabeza de lista, se encaminó a mi encuentro con una gran sonrisa y al llegar me dió tal abrazo que me hizo temer por mi integridad física. Tras departir unos minutos con él y acompañantes me despedí deseándoles lo mejor para el día “D”… Aunque no lo crean, además de traerme una insignia del partido en cuestión para casa, pasé el resto del día con una intensa paz interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s