“…Y si a todos los insectos de la tierra les parezco repugnante ¡Me la funga!”

Hala!! Y ahora de qué va éste, dirá alguno no sin cierta razón… Sin embargo, la cosa tiene su explicación.
Estaba mirando unas fotos que hice de unos insectos muy conocidos por todos pero a uno en concreto no supe identificarlo por su nombre de “pila”, por lo que le pedí ayuda a mi colega del metal con el fin de averiguar como se llamaba y llama el bichito de marras, olvidando completamente que a ella no le agradan según que animales… Aun así, amablemente, se acercó para ver en la pantalla del ordenador el animal en cuestión. Tras una más que fugaz observación de la foto y haciendo una mueca de desagrado me dijo que no se acordaba del nombre… Al ver su cara le dije que no entendía su gesto de repugnancia hacia los insectos y que lo mismo podrían pensar ellos de nosotros que, bien mirados, tampoco somos muy agradables que digamos… Y, ahí, justo en ese momento fue cuando tras una corta argumentación sobre el por qué de su aversión hacia ciertos animales, argumentación que rebatí no muy hábilmente… me soltó lo de… “…y si a todos los insectos de la tierra les parezco repugnante ¡Me la funga!”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s