Vale, ya sé

Todo lo hacéis por nuestro bien, para que el día de mañana podamos vivir mucho mejor de lo que ya lo hacemos… y que, haciendo un estudio comparativo con respeto al nivel de vida de otros países, es una verdad como un templo, ¡Vivimos como dios!. Pero el problema no es que perdamos bienestar para que otros ciudadanos del mundo puedan mejorar su precaria situación, simplemente porque eso os importa tanto como que yo me muera, o sea, ¡Nada!
Lo vuestro es, claramente, la creación de un nuevo orden imperialista en el que no pintaremos nada, absolutamente nada. Vuestras diversas familias están todavía divididas en la forma y en la velocidad a la que se debe de llevar a cabo para alcanzar vuestros fines pero no en el fondo, ese lo tenéis muy claro. De momento aún hay capos de la “Cosa Vostra” que intentan mantener su territorio sin someterse a los dictadores supremos o a ocupar ellos el puesto… Siria, Irán y algunos más serían un ejemplo de esa guerra interna que todavía tenéis sin resolver y de la que, como siempre, desde siempre, el pueblo y el planeta Tierra serán las únicas víctimas. Porque no dudaréis, en vuestro delirio, en cargaros la casa de todos…
Pero como no sois gilipollas y sabéis que nos necesitáis para que vuestro continuo festín no decaiga, tendréis buen cuidado de mantener bien cebada a vuestra guardia pretoriana para evitar que los perro-flautas se revolucionen por falta de lechuga. La tendremos en las cantidades necesarias para que las máquinas no dejen de girar.
Sin salir de España, vemos claramente vuestras intenciones… Regulación estricta o, simplemente, eliminación de los pocos derechos alcanzados; privatización de la sanidad: educación superior reservada para las élites y para algún superdotado que sea dócil al sistema; fanatismo religioso; anulación del libre pensamiento; manipulación informativa (eso ya está en marcha desde hace bastante tiempo); arte especulativo… el otro no os interesa, salvo para lucir esmoquin de vez en cuando… y lo que se quiera añadir a la lista. En fin, la vuelta a la oscuridad, al miedo, al terror institucionalizado.
Termino, recordándoos que nada es eterno y lamentando no estar en las condiciones físicas necesarias para enfrentarme a vosotros como os merecéis.
por Fermín Goiriz Díaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s