La cacería del rey – por Pitusa Caruncho

Cuando estamos oyendo hablar constantemente de transparencia y de la necesidad de que los responsables políticos y muy especialmente el jefe del Estado han de tener una conducta ejemplar, ayer nos sorprendemos con la noticia de que el rey ha sufrido un accidente cuando se encontraba cazando elefantes en Botsuana. Si todo se hubiese desarrollado con normalidad no nos habríamos enterado de nada y, eso, majestad, tiene muy poco que ver con la transparencia y ejemplaridad que usted tanto predica.

En una época de crisis como la que vivimos, o por lo menos eso es lo que nos dicen los responsables políticos, que no se cansan de asustarnos con la que se nos viene encima. Con un gobierno que cada día exige mayores sacrificios a los ciudadanos, llama poderosamente la atención que el jefe del Estado se permita irse de cacería, de una forma secreta y totalmente opaca. Mientras, muchos de sus súbditos han de recurrir a los comedores sociales para poder sobrevivir.

Está claro que el rey tiene derecho a su vida privada pero no puede olvidar que es el jefe del Estado las veinticuatro horas del día todos los días del año y, por lo tanto, ha de estar localizado para cualquier eventualidad que necesite de su concurso. Esta es una de las desventajas de ostentar un cargo para el que no ha sido elegido.

Los ciudadanos tenemos derecho a saber quién pagó ese viaje y también quién ha de hacerse cargo de los gastos originados por el desplazamiento en avión privado de los médicos que viajaron a la localidad africana para vigilar el traslado del monarca.

Al parecer, el accidente ocurrió pasadas las cuatro de la mañana. Este dato es muy clarificador. Porque no hay que olvidar que hace pocas fechas don Juan Carlos aseguró que la alta cifra de jóvenes que permanecen en paro en este país le quitaba el sueño. Se ve que estaba desvelado cuando sufrió el percance que lo mantiene hospitalizado.
Enlace al blog: Pitusacaruncho.wordpress.com

Anuncios

4 pensamientos en “La cacería del rey – por Pitusa Caruncho

  1. Repugnante. Cobarde. Bastardo. Yo le tenía algún respeto pero se lo he retirado completamente. Si lo tuviera delante le negaría el saludo.

  2. Un comentario. No fué muy acertado el tema, ahora no me parece para tanto. Donde pensamos que van de vacaciones, a comer y lo que les apetezca, los miembros del último gobierno socialista o los del actual o bla, bla, bla,….acaso nos creemos que comen caldito limpio con pan duro y se quedan en el salon de su casa viendo la tele en su tiempo libre?, por favor. A mi no me han comentado nada de a donde iban, a vosotros sí??? menos demagogia, si se quiere atacar a la jefatura del estado, pues se le da, se reclama la republica y se saca la bandera anticonstitucional y alegría y cerveza fría…..ahora que si el hombre caza o no caza elefantes, pues ya ves tu. Lo más triste en mi opinión es el cruel destino de los pobres paquidermos.

    • Después de leer su comentario, únicamente aclararle que, en esta ocasión, me estaba refiriendo a la cacería del rey no a las comidas de los políticos. He de aclararle también que, en ningún momento, ataco a la jefatura del Estado, únicamente me limito a opinar sobre un hecho que considero poco afortunado en el momento actual. Por lo que se refiere a reclamar la república, cada uno que haga lo que estime oportuno.
      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s