¿Qué fue de la niña de Rajoy? – por Pitusa Caruncho

Vivimos en una época en la que los que los ciudadanos nos levantamos un poco más pobres cada día. Se nos dice que la situación económica del país es gravísima y que ello obliga a nuestros dirigentes a adoptar medidas dolorosas que, en sus propias palabras “a nadie le gusta tomar pero no queda otra solución”. Con este discurso se rebajan salarios, se flexibiliza el despido, se suben impuestos, se recortan los presupuestos de Educación y Sanidad, etc, etc. Todo ésto podríamos llegar a entenderlo si la austeridad que se pide a los ciudadanos se hiciera patente también en la clase dirigente.

Porque en estos momentos no es fácil enteder que se gasten 194.000 euros en un retrato del que fuera ministro de Fomento, Álvarez Cascos o los 82.000 que costará el del ex-presidente del Congreso, José Bono, entre otros muchos que pasarán a engrosar la galería de retratos del Congreso. Sé que son minucias, pero sería un gesto que optaran por unos retratos algo más económicos, aunque sólo fuera para disimular, porque realmente parece una burla.

También llama la atención que, mientras el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, insiste en advertirnos de la necesidad de hacer un “pequeño esfuerzo” porque no hay dinero para servicios públicos, se ha incrementado en un 47% el número de asesores y un 28% los cargos designados a dedo en la Moncloa.
Continuar leyendo Aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s