Un rescate sin paliativos

Por: Pitusa Caruncho
Ayer España fue rescatada por mucho que el ministro de Economía, Luis de Guindos, se niegue a pronunciar la palabra. Porque una inyección de cien mil millones de euros al sistema financiero español es un rescate en toda regla, se diga lo que se diga. Pero este gobierno tiene la fea costumbre de eludir llamar a las cosas por su nombre, supongo que con la intención de que los ciudadanos no sepamos muy bien lo que ocurre aunque quizá se les olvide que tenemos capacidad para pensar y estamos hartos de que se nos cuenten milongas.

Escuchando ayer al titular de Economía casi podía deducirse que le estábamos haciendo un favor a Europa o que nos había tocado la lotería. Y yo, que confieso que no sé nada de economía, sospecho que ésto no es sino un primer paso de lo que nos espera para dentro de poco tiempo. Porque este rescate no supondrá ningún beneficio para los ciudadanos y sí un perjuicio porque, al final, seremos los que pagaremos la deuda.

Tengo la sospecha de que esta importante inyección de dinero a los bancos, sólo servirá para que las entidades “tapen sus agujeros”, que se dice vulgarmente. Los bancos continuarán sin dar crédito ni a las empresas ni a los ciudadanos y la economía no hará sino resentirse. Continuaremos perdiendo poder adquisitivo y eso hará que continúe reduciéndose el consumo y, consiguientemente, la economía seguirá en recesión. Porque, y esto lo saben mejor los políticos que yo, si no hay consumo estamos perdidos y si perdemos poder adquisitivo a pasos agigantados es imposible consumir

Me temo que ayer no nos tocó la lotería como quieren hacernos ver algunos, sino que es el principio de lo que vendrá después. Porque tendremos más recortes, perderemos más derechos y continuaremos empobreciéndonos, mientras pagamos las deudas de los ricos. Y mientras todo esto ocurre, el presidente del Gobierno que afirmaba hace pocas fechas que sería un presidente que daría la cara, permanece escondido y, todo apunta, a que hoy se dejará ver en Polonia porque allí tiene lugar un acontecimiento de la máxima importancia, un partido de fútbol de la selección española. Felicidades señor presidente por estar siempre donde debe y “como dios manda”, que diría usted.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s