Dinero, dinero y sólo dinero

Por Pitusa Caruncho (Periodista)

Muchas veces me pregunto por qué me sorprenden las medidas que está adoptando el PP si realmente no son otra cosa que el reflejo palpable de su ideario político, basado en prebendas para los ricos sin importar en absoluto lo que les ocurra a los ciudadanos con menos recursos.

Y buena prueba de ello son dos medidas que, cuando menos, serían éticamente cuestionables. Me refiero a la amnistía fiscal -de la que ya hemos hablado- y de que la que podrían beneficiarse las grandes fortunas los asalariados no defraudan a Hacienda, no digo que no quieran pero es imposible porque están tremendamente controlados. Con esta amnistía cualquier persona, sin tener que identificarse, tiene la posibilidad de blanquear su dinero, en la cuantía que sea y sin explicar la procedencia. Da igual que se haya conseguido mediante el tráfico de drogas o la trata de personas, por poner sólo dos ejemplos y todo esto, prácticamente con un coste cero.

La segunda, todavía no se ha aprobado, pero se le dio publicidad ayer y consiste, ni más ni menos, que en conceder el permiso de residencia a aquellos ciudadanos extranjeros que compren una casa por un valor superior a los 160.000 euros o lo que es lo mismo, comprar una casa con el correspondiente permiso de residencia incluido. De esta manera, según fuentes gubernamentales, se pretende favorecer la venta de viviendas pero, lo que no dicen esas mismas fuentes, es que de facto se potenciará la entrada de mafias que son las que tienen el dinero. Mientras tanto, ese mismo gobierno, capitaneado por Mariano Rajoy (al menos en los papeles), retira la tarjeta sanitaria a los otros inmigrantes, los que carecen de recursos y no pueden ni comprarse una casa, ni pagar un seguro médico.

Está claro que los partidos de derechas miran únicamente por los intereses de los ciudadanos con mayores recursos que forman parte de su grupo social, mientras que al resto se le exigen sacrificios hasta la asfixia sin ningún pudor. Con todo esto, una no entiende como un obrero puede, en algún momento de su vida, votar un partido de derechas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s