Corrupción sin consecuencias

Por Pitusa Caruncho
Con frecuencia los líderes políticos afirman que sienten profundamente que la ciudadanía califique a la clase política como uno de los males más importantes que tiene este país, después del paro, evidentemente. Pero, por lo que se ve, no se paran a pensar a qué obedece este malestar de los ciudadanos. Lo que a mí me llama la atención es que los dirigentes pretendan que la gente siga confiando en ellos viendo lo que vemos todos los días.

Ayer mismo, conocimos que Unió Democrática de Catalunya asumió que se financió ilegalmente en el denominado caso Parellols y llegó a un acuerdo con la fiscalía para devolver los más de 300.000 euros de los que se apropió indebidamente, evitando así el ingreso en prisión de los responsables del caso. Un caso que se torna especialmente degradante si se tiene en cuenta que los fondos desviados a la financiación de UDC, procedían de Europa y tenían como destino la financiación de cursos para desempleados. Sin embargo, algunos responsables del mencionado partido político -que habitualmente se atreve a dar lecciones de ética política- no tuvieron escrúpulos a la hora de apropiarse de esos fondos.

Pero no ocurre nada, asumen la culpa, pagan el dinero robado -veinte años después, hay que recordarlo-, y aquí no ha pasado nada. Ninguna responsabilidad penal, porque se alcanzó un acuerdo con la fiscalía, ni tampoco política. El presidente de Unió, Josep Antoni Durán i Lleida no se plante la dimisión -parece que esa figura no la conocen nuestros políticos-, y los argumentos son tan contundentes como aquello de que no sabía nada de que todo se hizo a sus espaldas. Pues bien, si uno preside un partido político y no se entera de dónde proceden los fondos para amueblar sedes o pagar alquileres, a mi juicio, tiene que dimitir por dejación de funciones y si lo sabía, tiene que hacerlo por permitir que quien fuera se quedara con un dinero que no era suyo.

Lo que no se puede tolerar es que el señor Durán continúe en el Parlamento ostentando la representación de unos ciudadanos, entre los que podrían encontrarse muchos de los que se vieron perjudicados por su, como mínimo, mala gestión al frente del partido. Pero me temo que ocurrirá como siempre, seguirá en su puesto y riéndose de todos nosotros. Después quieren que los políticos estén bien valorados. Por favor. Ah! que a ninguno de ustedes se les ocurra hacer una cosa así, seguro que no esperarían veinte años para meterle en la cárcel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s