Las coletillas de las tertulias y la huelga

por Pitusa Caruncho (Periodista)

Cuando una tiene la costumbre -no sé si buena o mala- de escuchar tertulias, se supone que políticas, se da cuenta de que en estos foros se han instalado algunas coletillas que se repiten sin cesar aún cuando, a mi juicio, se trate en muchos casos de un sinsentido. Por ejemplo, refiriéndose a la huelga general que se vivió ayer en este país, a muchos de los citados tertulianos que, por cierto, son los mismos que se van turnando por los distintos medios de comunicación, se les llena la boca afirmando que se trató de una huelga política.

Francamente, no sé a que se refieren porque una huelga, señores, siempre es política porque siempre se convocan para luchar contra decisiones políticas que afectan al grueso de la población. Otra coletilla que se repite sin cesar es aquella de que este tipo de actuaciones dan una mala imagen de España. Pienso que la imagen de un país sale mucho más reforzada con imágenes de personas capaces de defender pacíficamente sus derechos, que por otras en las que aparecen las fuerzas de seguridad desalojando a una familia de su vivienda porque no han podido hacer frente a su hipoteca.

Por último me referiré a las valoraciones que se hacen del éxito o fracaso de la huelga. Cuando algunos tertulianos, que parecen que viven en una atalaya, dicen que ayer la huelga fracasó porque el porcentaje de trabajadores que dejaron de acudir a su puesto no es demasiado elevado, habría que aclararles algunos conceptos. Tal y como está la situación laboral en este país, con contratos precarios, con una duración mínima, seis meses, tres, uno…, con una reforma laboral que admite despidos sólo porque a tu jefe no le gusta la ropa que llevas puesta -si se me permite la licencia-, a ver quién es el valiente que se atreve a hacer huelga y poner en riesgo el pan de sus hijos. Sin olvidar que cada día hay menos asalariados y, por lo tanto, ya no pueden sumarse al paro.

Seamos serios, lo que sí mide la respuesta de lo ocurrido ayer, es la muchedumbre que se echó a las calles para reclamar soluciones a la precaria situación que vive este país con un 25% de parados y en el que todas las medidas que se están llevando a cabo, desmantelamiento de la sanidad, la educación, etc, etc, no hacen otra cosa que ahondar en la depresión económica que nos está conduciendo a la más absoluta de las ruinas. Si les parece que no hay motivos para una huelga es que viven en un país diferente al mío, sin ninguna duda.