Las oraciones de Patry

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primera oración:

“VIRGENCITA DE CHAMORRO

QUIERO PEDIRTE

TRABAJO Y AGRADE-

CERTE X ESTE

VIAJE.”

PATRY

27-7(?)-09

Segunda oración:

“VIRGENCITA QUIERO PEDIRTE

QUE CUIDES A MI GENTE

DE ARGENTINA Y QUE PUEDA

ENCONTRAR PRONTO UN TRABAJO:

Y DARTE LAS GRACIAS X ESTE VIAJE.”

PATRY

30-10-09

Repsol es solo una multinacional

Alejandro Inurrieta *

La reciente decisión del Gobierno argentino de renacionalizar la empresa YPF, despojando a Repsol del 51%, ha encendido todo tipo de diatribas nacionalistas, ensalzando el dolo a la madre patria que supone un acto que, estrictamente, es un problema económico y jurídicamente muy discutible.

La historia es más o menos conocida: hace 14 años que Repsol adquirió la argentina YPF, curiosamente impulsada y apoyada por el difunto de la Presidenta argentina. Con esta adquisición, Repsol escaló muchos puestos internacionales y añadió a su negocio tradicional, refino y distribución minorista de hidrocarburos, los yacimientos que aportaba YPF y que, poco a poco, se han agotado. Ahora, y basándose en una ley del 77, el Gobierno argentino ha expropiado la compañía amparándose en la utilidad pública, y tratando de explotar la vena anticolonial de una parte de la población, ante la enésima crisis económica y social de un país fallido.

Lo que más ha sorprendido es la reacción desmesurada del Gobierno español, las amenazas veladas y un cierto despotismo, que en ningún momento ha ayudado a reconducir la situación de un problema que es estrictamente jurídico, y que afecta esencialmente a los accionistas, proveedores y trabajadores que pueda tener Repsol en dicho país, así como en la cuenta de resultados y cotización bursátil tanto en Argentina, como en Madrid y Nueva York. El relacionar directamente la expropiación con unas pésimas formas, más cercanas a golpistas que toman la televisión de un país que a la lógica de un cambio de accionariado, con la nacionalidad de la empresa también refleja un cierto chovinismo trasnochado, pues Repsol, como toda multinacional, no tiene alma, ni nacionalidad. Su accionariado es muy plural y, por tanto, se puede decir que su acción no responde a los intereses de un país, sino a la de sus accionistas.
Continuar leyendo Aquí

(*) Alejandro Inurrieta es economista y director ejecutivo de Inurrieta Consultoría Integral.

Cristina Fernández me deja sin gasolina

¿Y ahora dónde lleno yo el tanque de mi carro señora presidenta, eh?. ¿Tengo que ir a Buenos Aires a llenar el depósito? ¡Mecachis! Menuda me ha hecho usted doña Cristina. Aunque considero que usted y su Gobierno están en su pleno derecho de hacerlo si consideran que es lo mejor para su país e, incluso, animaría a mi Gobierno a hacer lo mismo con alguna que otra empresa con sede en la capital de España que eran en parte mías y mal vendieron a unos tipos sospechosamente amigos del expresidente aquel de bigote de cuyo nombre prefiero no acordarme.
Sin embargo recuerdo perfectamente cuando la República Argelina le dio matarile a Gas Natural y a Repsol siendo presidente de este nuestro país el señor Zapatero y el pitoste que le armó el señor Rajoy al expresidente fue mayúsculo. Llegando a acusar al Gobierno socialista de ser “incapaz de defender los intereses de los españoles” (Sic).
Afortunadamente ahora es él el que está presidiendo el Gobierno y, sin duda, la va a poner en su sitio ¡Tiemble usted, doña Cristina!
Además ya le advirtió el ministro de Industria don José Manuel Soria con su diplomacia de cañonero cual viejo imperio británico, de que si había que darles a ustedes unas leches (hostias), se daban y punto… la verdad es que no lo dijo con esas palabras pero espero que se me permita la licencia interpretativa ¡todo un diplomático!. Sólo faltaba Trillo y su famoso “con fuerte viento de Levante…”
En fin, señora presidenta, mis mejores deseos para usted; para su país; para el mío y para mi presidente… que aunque no es de mi agrado es lo que hay y, por lo tanto, quiero lo mejor para él, por la cuenta que me tiene. ¡Amén!
Por Fermín Goiriz Díaz