Concentración contra o recheo da Malata

Por Fermín Goiriz Díaz (Transeúnte)
  Baixo unha choiva que me obrigou a presentar unha queixa formal ante o meu amigo Bedoya por non ter chamado o Pemán para lle pedir consello sobre que día sería o mais axeitado para a concentración ante a Autoridade Portuaria, participei nunha protesta contra o que consideran os convocantes (eu tamén), un novo paso para acabar definitivamente cun patrimonio natural único. Estoume a referir o proxetado acceso por ferrocarril o “Porto Exterior”, descartando calquera outra alternativa viable e non mais gravosa para as arcas do Estado.
Casualmente, mentras asistía a concentración oín un comentario duns paseantes dicindo que os concentrados  “son os que non queren o tren”. Si cadra que lean isto, dígolles que ninguén dos presentes na concentración está en contra de que o ferrocarril chegue o Porto Exterior, moi o contrario, só pedimos que se estudien as alternativas presentadas por distintas asociacións e non fagan un novo atentado ecolóxico na xa mais que castigada ría de Ferrol. Alternativas hainas, vontade política para levalas adiante xa non séi.
Enlace o blogue do colectivo convocante da concentración:

Qué hay detrás del proyecto de ferrocarril del Puerto Interior de Ferrol

Por: Fermín Goiriz Díaz

Anduve estos días por Ferrol arreglando unos asuntos con mis administradores de fincas varias y mis abogados especializados en derecho canónigo, cuando, paseando por la Malata, me encuentro con unos amigos de toda la vida de dios y lo suficientemente degenerados como para inquietarles la cosa pública.
Después de rememorar nuestras aventuras infantiles y juveniles por la playa de Copacabana, de la del Olmo, de nuestras primeras aventuras marineras a bordo del bote de Agapito y otras peripecias de las que es mejor que no sepan nada; uno de los presentes en la charla sacó en conversación el tema del futuro “Acceso ferroviario al cerramiento del muelle Fernández Ladreda”, que en román paladino viene a ser la futura conexión ferroviaria con el Puerto Exterior. Conexión a la que ninguno de los charlatanes tiene nada que oponer, pero sí al proyecto que se traen entre manos las autoridades competentes en el asunto. Y que no es otro, de llevarse a cabo, que cargarse definitivamente uno de los pocos accesos al mar de la Capital del Mar (paradójico slogan publicitario con el que se denomina a Ferrol). Porque, a pesar de estar rodeada de mar casi en su totalidad, entre murallas, cuarteles, verjas, instalaciones portuarias y etcéteras que nos dieron y dan de comer a la mayoría de los ferrolanos, apenas tienes otro punto de acceso libre al mar que la ensenada que forman A Malata, A Cabana y A Graña. De construirse el acceso como tienen proyectado, literalmente se cargan la ensenada. A pesar de las diversas alegaciones presentadas por AAdeVV, partidos políticos, entidades culturales, etc., que demuestran que con un presupuesto prácticamente idéntico y técnicamente viable se evitaría la casi segura desaparición de la ensenada, a no ser que lo que pretendan sea precisamente eso.
Y, además, con la desaparición de la ensenada también se irán a freir espárragos el dique seco mareal del siglo XVIII; el Centro Municipal Náutico Deportivo y supondrá una grave agresión a los ecosistemas marinos y acabará con el mayor semillero de almeja babosa de la ría… en fin, espero que aun no sea demasiado tarde y se pueda evitar que esto ocurra.
Dicho lo dicho, para evitaros tener que aguantar mi tostón literario os cuelgo unas fotografías que me envió (supongo que las robaría), uno de los mencionados amigos, en las que podréis ver el proceso del más que probable fin de la Ensenada de A Malata.

Faro de Punta Candieira

Un acordo da Comisión de Faros do 15 de xaneiro de 1912 aproba “que o novo incluido no Plan de Alumeado, se sitúe en Punta Candieira” marcando a orixe da súa existencia. Proxectado en 1929, rematouse catro anos máis tarde, ainda que non se inauguraría ata principios de 1954. Discusións e reclamacións sobre a conveniencia do emprazamento elegido e algúns anos de esquencemento burocrático determinaron o retraso. Para producir o alumeado contaba cunha instalación Dalen, con cambiador automático de capuchos e quemador de 35 l, unha óptica catadióptrica de 200 mm de distancia focal que xiraba impulsada polo gas, e unha batería de acumuladores AK -25, o que, a falta da válvula solar que se puxo máis tarde, o convertía nun faro automático. Co propósito de que servise para a navegación aérea dotouse tamén dunha linterna con cúpila transparente (aeromarítima).
O edificio forma a clásica “U” cunha torre hexagonal adherida á cara que da ó mar, que ergue o foco luminoso 9 m sobre o chan e 89 sobre o mar. Na súas orixes tiña un alcance nominal de 16 millas. O 23 de febreiro de 1984 entrou en servicio unha nova instalación composta de un basamento con disco giratorio e catro paneis, con 6 lámpadas de feixe selado de 30V/200W coas súas correspondientes baterías e o seu grupo eletróxeno como reserva.
Ó pasar a depender da Autoridade Portuaria de Ferrol – San Cibrao en 1993 foi motorizado para ser controlado por ordenador dende o cento de control existente no Porto de Ferrol. No ano 2002 substituise a linterna aeromarítima pola que actualmente ten. No ano 2003 instalose un novo equipo luminoso eliminando o anterior sistema de reflectores, formado por unha óptica Fresnal e cambiador de lámpadas en “V” que dá servizo a dúas lámpadas de descarga de 700W, unha principal e outra de reserva. No ano 2004 realizose unha rehabilitación do edificio dotándoo do aspecto actual. No ano 2005, Puertos del Estado, instalou unha estación AIS (Automatic Identifications System) coa principal función de dar información a un centro de control sobre buques que navegan pola zona.

Fonte: Panel informativo da “Autoridad Portuaria de Ferrol – San Cibrao”