En el “marché”

Hoy, para que esto no se muera por inanición voy a colgar unas fotos hechas ayer en el “marché”  (mercado) que se celebra todos los sábados en el que en su tiempo fue el campo de “La Lice”*, donde se celebraban  torneos mediaveles y otros acontecimientos de la época y que desde 1662 se estableció como mercado permanente para el abastecimientos de los reneses o cómo se diga el gentilicio de los “rennais” en español. En el último tercio del siglo XIX se encarga al arquitecto Jean-Baptiste Martenot el proyecto de “Les Halles” (naves del mercado) y que son denominadas oficialmente “les halles de Martenot”. Hoy en día sólo se celebra mercado los sábados, utilizándose la nave el resto de los días de la semana como centro de exposiciones, conciertos, etc, etc. Visita obligada si tenéis la oportunidad de pasar por Rennes, por el mercado en sí, por el ambiente y por estar situado en Les Lices, uno de los lugares con mayor encanto de la ciudad.

Sin más literatura paso a colgar las fotos y me despido hasta dentro de unos cuantos días, si, como ya os conté, mi agenda me da un respiro.

*Campo de los lances (traducción del menda, sin encomendarse ni…)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La goleta “Bel Espoir II”

La goleta Bel Espoir fondeó ayer entorno a las 21 h en la ría y zarpó hoy alrededor de las 9 h con rumbo desconocido… Este buque de tres mástiles con 35,5 m de eslora,  7,20 de manga y 2,80 de calado,  puede desplegar hasta 650 m2 de velamen. Fue construida en 1944 en Svendborg, Dinamarca.

Para saber más detalles sobre el barco y la organización “Association des Amis de Jeudi-Dimanche” propietaria de la goleta os pongo el enlace a su página: Le Bel Espoir

Rennes

Como no tengo absolutamente ninguna gana de darle al teclado para contaros algo sobre la hermosa capital bretona me limito a poneros unas fotos  y un enlace en el que podéis informaros sobre la ciudad (estoy muy vago). WIKIPEDIA

Aquí estamos de nuevo

Tras el paréntesis por el viaje a Bretaña vuelvo a lo que ya es un vicio (¿blogpatía?). La estancia en Rennes nos permitió descubrir a un nieto (no lo veíamos desde hace un año) que es un encanto de criatura. Siempre sonriendo, come sin dar problemas, duerme sus horas sin molestar y, además, es guapo. En fin, qué queréis que os diga, estamos embobados con el Antoine. Tuvimos la suerte que de la otitis que padecía se recuperó en un par de días. El tiempo, salvo el primer día que llovió, nos permitió dar unos buenos paseos por la ciudad. Por cierto, una de las cinco ciudades de Francia con mejor calidad de vida según leí en la revista francesa “Le point”. Bueno, dejo de enrollarme, cuelgo un par de fotos y cierro el tema del viaje… que el blog va de Pantín y no de Rennes.

Vacaciones de lujo

Esto es vida y no la que tenía en Pantín, desayuno a las 7 de la mañana, porque el nieto despierta sobre las 8 o antes… luego darle el desayuno a nuestro querido, amado y espero que agradecido descendiente y, para colmo, el pobre está con una otitis que le/nos está jodiendo (con perdón). A pesar de que parece que me estoy quejando, no es así, es tal cual 🙂 Aún así y contrariamente a lo que parece por lo dicho anteriormente, estamos muy contentos de disfrutar del chaval. Ayer fuimos a dar un paseo por la zona de Les Lices (barrio antiguo de Rennes) y de esa zona os dejo un par de fotos.