No sólo de austeridad vive el hombre

por Pitusa Caruncho
El Gobierno sigue hablando de la importancia de mantener la austeridad para reducir el déficit público aunque, tímidamente, comienza a plantear la necesidad potenciar el crecimiento. Según los últimos datos conocidos, Hacienda recaudará 9.000 millones de euros menos de lo previsto pese a la subida de impuestos y, con estas previsiones, el déficit se situaría en el 6,2% al final de año. En resumen que no salen las cuentas.

A pesar de lo preocupante de estos datos, es verdaderamente llamativo que los responsables económicos del ejecutivo, a los que se les supone una preparación suficiente en la materia, no hayan previsto una situación que está muy clara para muchos ciudadanos. Porque si se recortan ingresos y se encarecen los servicios, la consecuencia es inmediata, la gente dejará de consumir y no por capricho, sino por verdadera incapacidad financiera. Porque lo que para algunos políticos -que tienen unos salarios sólidos- son únicamente cuatro cafés, para muchas economías es bastante más.

Continuar leyendo en el siguiente enlace: Pitusacaruncho

Anuncios

Insaciables

La delegación española del gobierno mundial, la que está gobernando con saña contra los más desfavorecidos, por imposición de la Merkel o por sumisión (ver a De Guindos en Bruselas, entristece y humilla sobremanera), acaba de dar el paso definitivo para convertir a los trabajadores en meros esclavos del salvaje sistema capitalista que está arrasando con todas y cada una de las pequeñas concesiones que, amablemente, le habían otorgado a las clases trabajadoras bajo la apariencia de “conquistas sociales” logradas por la lucha de éstas. Para nada, desengáñense, simplemente se han quedado solos. Nadie a babor ni a estribor que moleste a sus fines, están reordenando el mundo a su conveniencia.
Ya han publicado en el BOE su decisión ¡Quedan despedidos! No se asusten, tranquilos… sólo cuando ellos quieran y dependiendo del humor que tengan cada mañana.
Afortunadamente, tendrán que justificar el despido mostrando a la autoridad competente un balance de dos trimestres con pérdidas o menos ingresos de los esperados (lo cual no quiere decir pérdidas), cosa que como todo el mundo sabe es dificilísimo de justificar salvo que sean unos sinvergüenzas y tengan dos contabilidades, cosa que no me quiero ni imaginar ¡Por dios, hasta ahí podíamos llegar! Barra libre, derechos al carajo… Despido “¡Porque me sale de los cojones!”.
También han decidido darle la puntilla a los decimonónicos sindicatos de clase, al darle plenos poderes al empresario que queda, desde ya, autorizado a saltarse la reglas del juego al margen de los convenios colectivos establecidos… Eso sí, todo, bajo la más estricta legalidad ¡Faltaría más! . Mientras tanto, nosotros seguimos pensando que vivimos en libertad…
“No hay mayor dictadura que hacer creer al pueblo que vive en libertad.” (Oído a una señora en la Radio)
Y qué hacemos, me pregunto, cómo respondemos a esta agresión continua del sindicato del crimen legalmente establecido con nuestros votos. Nos tiramos a la calle y empezamos a hostias los unos contra los otros… Yo no lo pienso hacer, los capos disponen de unos mozos pagados por nosotros con una condición física y una preparación para el aporreamiento de masas que acojona y, además, no estoy en edad… Así que habrá que buscar otra fórmula que tiene que ser, necesariamente, a nivel europeo sino no servirá para nada.
Ya sé que hay empresarios dignos de ese nombre que las están pasando, también, canutas… pero esta ley lo único que hace es perjudicarlos, tanto como a nosotros… No sé puede solucionar este desastre desde la manida austeridad. Es elemental, córcholis (un día es un día… sin que sirva de precedente), potenciar el consumo, de lo contrario, no hay empresa que resista.
Por Fermín Goiriz Díaz

Me lo explican, por favor

Como no entiendo de economía ni de casi nada me gustaría que alguien me explicase qué es la austeridad de la que tanto hablan últimamente. Porque si la cosa consiste en subir las tasas del agua, la luz, el transporte público, gasolina, repago en sanidad, bajar los salarios de los trabajadores, suprimir las pagas extraordinarias de los funcionarios y pensionistas, subir las tasas universitarias, y demás obras de “ingeniería económica” que parece ser que son las medidas que manejan los linces en economía del PP, pues no sé yo para que hay que tirarse cinco años en una facultad… Eso lo sabría hacer yo sin tener estudios primarios. Y también sé que si las medidas son exclusivamente esas… la debacle está asegurada. Con esas medidas no es que los ciudadanos vayan a poner en marcha sus propios programas de austeridad, es que no les quedará otra. Y me pregunto si la sociedad no consume (austeridad en el gasto) para quién se va a fabricar y quien dará empleo en empresas que no tienen nada que producir porque no tienen a nadie a quien vender. Me lo explican, por favor… si quieren y pueden.
Por Fermín Goiriz Díaz