Me huele a nazismo

Me pregunto si nuestros dirigentes mundiales, me refiero a los que cortan el bacalao, evidentemente, están solamente ocupados en crear un nuevo orden económico o la cosa va mucho más allá y también barajan la idea de convertirnos, definitivamente, en simples máquinas a utilizar según nuestras aptitudes sin ningún otro interés hacia nosotros. Transformarnos en meros números debidamente descerebrados en todo aquello que no sea de interés para los fines que decidieron que les somos útiles.
Digo esto, porque, al margen de la famosa crisis económica del capitalismo de casino; observo como el discurso político de los jefes de negociado de las sucursales bancarias pretende vaciar de contenido las normas que amparaban cierta libertad crítica del sistema. Parece como que han llegado a la síntesis y en consecuencia dan por fenecida la dialéctica; la histórica, la marxista y hasta la ambigua…
Qué quieren que les diga tras este esfuerzo intelectual que he realizado ¡ni yo mismo lo sé! Pero me huele a nazismo puro y duro lo que se avecina, tanto por el fondo como por las formas.

Por Fermín Goiriz Díaz

Eufemismos – por Pitusa Caruncho

El nuevo gobierno del PP está dejando claras algunas cosas en estos primeros días de gobierno y una de ellas es lo pronto que se olvidan las promesas que se hacen desde la oposición. Me refiero a aquello que pregonaba a los cuatro vientos Mariano Rajoy, de que cuando su grupo accediera a la Moncloa, llamarían al pan pan y al vino vino.

Sin embargo la realidad es bien distinta, al menos en estos primeros compases de la legislatura. Así, podemos observar como el titular de Economía, Luis de Guindos, evita pronunciar la palabra recesión y utiliza un eufemismo hablándonos de desaceleración que, por lo que se ve, suena mucho mejor y además, sospecho que piensa que así los ciudadanos no sabremos de lo que se está hablando, ni lo que está ocurriendo.

Similar actitud adopta la ministra de Sanidad, Ana Mato, cuando se refiere a la violencia machista o de género, llamándole violencia en el entorno familiar. En este caso, estimo que ni tan siquiera se trata de un eufemismo, Continuar leyendo AQUÍ

El 15-M pasa a primera plana

Ni en una miserable esquina de una página par de ningún periódico de las “grandes” cabeceras de la prensa española… ni una mención en las radios y canales de TV de los grandes grupos de comunicación informaban de la convocatoria realizada a través de las redes sociales por la plataforma Democracia Real Ya!, para la concentración el 15-M en las principales ciudades de España.
En esta cosa en la que escribo muchas chorradas y en la que, lógicamente, a veces se me escapa algún comentario, digamos “apañao”, sí se puso un enlace con la Web de este movimiento ciudadano no violento pero muy indignado, sobre todo por la nula información de los medios “SERIOS“. Sin embargo, el lunes 16 de mayo de 2011 los periódicos, incluidos los del Movimiento Andante, titulaban, ¡en primera!, la noticia, sin duda inesperada, de la gran afluencia de asistentes a las concentraciones. Pero no solo titulan, no. También ponen a sus opinadores oficiales a explicarnos el por qué de este éxito… Políticos y estrellas mediáticas también entran en el juego profetizando sobre el futuro del movimiento de indignados jóvenes y, cada vez mas, mileuristas, pensionistas, parados… igualmente indignados.
Creo, humildemente, que estas manifestaciones de hastío de una gente que se ve día tras día baqueteada, no solo deja claro que la redes sociales, blogs y demás zarandajas que pululan por Internet son algo más que un “botellón cibernáutico” y también viene a demostrar que la juventud no “pasa” de nada… No será al revés, no será que son los partidos y su decimonónica estructura la que “pasa” o no se entera de lo que está ocurriendo. Sin duda los partidos de la llamada izquierda van a ser los grandes perjudicados ya que, pienso, la inmensa mayoría de la gente que apoya a este colectivo no votaría a la derecha, pero es lo que hay amigos… Ésta, la derecha, de momento está tranquila, sabe que su electorado nace de derechas y católico hasta la muerte ¡como debe de ser! y no como los de izquierdas que son mas críticos