Esto no es el Mediterráneo, ni puñetera falta que hace (con perdón)

Ayer tuvimos un día de los de que no tienen nada que envidiar a los que suelen gozar los del Mediterráneo,  con la ventaja de que a nuestras playas puedes llegar a cualquier hora del día sin problemas de espacio. El agua a una temperatura aceptable, olas que permitían un baño tranquilo y a la vez suficientemente aptas para que los amantes del surf pudiesen practicar su afición favorita. Ahora mismo, mientras escribo (9:37 AM) el sol ya pega con ganas, por lo que auguro otra jornada fantástica para los “playeros”.

Un comentario personal sobre esta fotografía: No entiendo como se puede llevar a tres niños sin chaleco salvavidas (con el, tampoco) en una canoa en mar abierto… Aunque por la imagen parece que no existe riesgo, no quiero imaginarme que uno de los chavales (por las circunstancias que sean) cayese al agua. Ah, la embarcación en ese momento está a la altura de punta Torella, donde el mar, aún en calma, pega unos arreones de “cohones”. Después vienen las lamentaciones.