Unas fotos en Covas, Ferrol

Mientras miles de numerati” ,como les llama Stephen L. Baker, están atareados analizando lo que leemos, escribimos, compramos, comemos y, posiblemente, lo que no escribimos, ni compramos, ni… Yo fui a Covas (Ferrol) a dar un garbeo con mi compañera del metal (en Ferrol, todos somos del metal, incluso los del metal), a homenajear a una pareja muy querida por nosotros en torno a una buena mesa y, como siempre, aproveché la ocasión para tirar unas fotos que alimenten este pasatiempo y, de paso, entretener a los numerati”.

Cabo Ortegal

Según el panel informativo existente en el lugar es, en el Cabo Ortegal, donde el Océano Atlántico pierde su buen nombre para pasar a ser denominado Mar Cantábrico. Pero, si no recuerdo mal, en Estaca de Bares también existe otro cartel que indica lo mismo (?).

Faro de Estaca de Bares

Es el último de la costa coruñesa y el más septentrional de los faros de la Península Ibérica e imaginaria frontera del océano Atlántico con el mar Cantábrico, está emplazado en una meseta que recibe el nombre de Ventureiro, sobre un montículo de la llamada Punta de Estaca de Bares, en la entrada de la ría de O Barqueiro. Sus antecedentes históricos comienzan en el año 1846 cuando D. pedro Juan de Zulueta, residente en Londres, y el Ministro Prenipotenciario de Inglaterra envían una proposición a la administración española solicitando el establecimiento de dos nuevos faros, uno en Finisterre y otro en el cabo Ortegal. Consultados marineros y prácticos, se considera preferible para el segundo la localización prevista para un faro de primer orden en la Estaca de Bares, ordenándose la ejecución de ambos proyectos. Realizados por el ingeniero Félix de Uhagón, los trabajos se inician en el mes de diciembre de 1849 con un coste de 131.830 reales. Tras la pruebas necesarias, comenzó a alumbrar definitivamente el 1 de septiembre del mismo año, con la apariencia de luz blanca giratoria con eclipses de minuto en minuto. Estaba controlado por tres torreros, primero o mayor, segundo y tercero. Tenía una lámpara mecánica Suttler de tipo relojería, compuesta de cuatro partes: la mecánica, el depósito de aceite, el cuerpo de la bomba y los tubos de ascensión al encendedor, éste era de cinco mechas y utilizaba como combustible aceite de oliva, parafina y petróleo. Funcionó hasta el 20 de agosto de 1905. Salvo la modificación del carro circular realizado en 1861, según proyecto de Lucio del valle para aminorar el desgaste de las pistas de rodamiento, apenas si tuvo otras reformas. El 16 de septiembre de 1948 entró en servicio una nueva maquinaria de relojería, con lo que se aumentó su velocidad para dar apariencia de luz variada por destellos cada 10″. El Plan General de Obras Públicas de 1939 aprobaría su electrificación y la instalación de un radiofaro y de una sirena. El proyecto data de 1949 y su ejecución dio como resultado el aspecto que tiene hoy. En 1993 pasa a depender de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, instalándose un equipo luminoso totalmente nuevo, también fue monotorizado en su totalidad para ser supervisado desde el Centro de control sito en el puerto de ferrol. En 1998 se elimina el radiofaro circular LB 100 y se instala una estación DGPS que se encuentra funcionando en la actualidad. (fuente: cartel informativo de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, instalado en el lugar)