Alegría melancólica

Los últimos días del año fueron como son casi todos, con sus tristezas y sus alegrías… El día 29 visita al tanatorio, el 30… acompañamiento al cementerio. El 31, charla matinal vía internet con los hijos lejanos y con el nieto. Cena en familia. Este año sobra una silla…

Los primeros días del año son, de momento, como casi todos los primeros días del año… tranquilos, no tenemos prisa. Una llamada cercana inquieta… “Está estable… os llamo…”

Ya vienen los semovientes portando a los competidores de Papá Noël (quién nos lo diría… hace “unos días”) ¡Alegría!