¿Perdón?

No sé si lo he entendido bien, señor presidente, ¿es cierto que su gobierno va a poner en marcha un plan contra el fraude fiscal, contra el fraude a la Seguridad Social y en el cobro de las prestaciones por desempleo? Si eso es cierto me deja usted petrificado del todo… sobre todo por lo del plan contra el fraude fiscal.
No acaban ustedes de aprobar una amnistía fiscal o cómo le llamen a eso de premiar al delincuente. Cómo es posible que ahora me vengan con que van a vigilar con lupa el fraude a la Hacienda Pública. ¿Qué fraude, si ustedes lo han legalizado prácticamente todo?.
A no ser que se refieran a los 20 duros que pueda “defraudar” un trabajador por cuenta propia o ajena o el que pueda cometer un trabajador con 300 ó 400 euros de ayuda al que enganchan haciendo una chapucilla para poder poco más que comer… ¿De qué me están ustedes hablando? ¿Me están intentando vacilar?… No me quedará otra que tragar lo que decidan pero les ruego que no intenten cachondearse.
Otra cosa, al margen de lo anterior… “Rajoy apunta a que la alternativa a los recortes es la intervención“ (El País.com); pues mire usted, que diría el inefable, yo estoy convencido de que ya estamos intervenidos y, también de que saldremos de ésta, pero cuando literalmente hayan barrido todo vestigio del Estado de Bienestar según las órdenes recibidas de la superioridad.
Por Fermín Goiriz Díaz

No entiendo nada

Hace un momento acabo de leer un artículo de opinión en el ABC.es firmado por Hermann Tertsch que me ha dejado totalmente entristecido y sin esperanza alguna. Escribe el Sr. Tertsch entre otras cosas lo siguiente, “Pero también una amenaza para quienes vivos sabemos que la profunda inmoralidad del gentucismo nacional, es decir, de la secta de Zapatero, nos pone siempre en peligro aunque le solvente a él mayorías. Quienes hemos vivido la tragedia nacional del terrorismo, sabemos que Mayor Oreja tiene razón. Los asesinos están en ETA. Sus cómplices necesarios están en nuestro Gobierno y en todas las alianzas miserables que partidos nacionales han hecho.”

Quizás mis limitaciones intelectuales, que son enormes, me impidan entender la profundidad del mensaje del articulista y no aprecie los posibles matices que encierra su escrito. Ante esa duda, me dirijo a quienes sin duda sabrán interpretar lo dicho por este… lo qué sea y me lo descifren. Podría algún miembro de la Justicia decirme si yo puedo acusar de cómplice de asesinos a quien me venga en gana sin temor a nada ni a nadie… yo creo que no, pero bueno, ya les conté sobre mis limitaciones.

Estoy indignada

Estoy indignada, defraudada y me siento estafada por un gobierno que más que regir los destinos de una nación, parece que se encarga de manejar los asuntos de una comunidad de vecinos. Porque un ejecutivo serio no puede decir una cosa ahora y desmentirla a las pocas horas y eso es lo que está ocurriendo con demasiada frecuencia.

A lo mejor es una apreciación equivocada pero siento que los miembros del gabinete, con su presidente a la cabeza, no saben muy bien cómo abordar las cuestiones de Estado y dan la sensación de que son un equipo muy mediocre que se dedica a improvisar.

La situación se repitió ayer con el anuncio del recorte de las pensiones y su desmentido posterior. Señores del Gobierno no sería más normal que debatieran concienzudamente los asuntos  antes de hacerlos públicos para evitar este lamentable espectáculo? Porque no quiero pensar que las decisiones se llevan adelante o se modifican en función de lo que digan los medios de comunicación.

Francamente me parece tristísimo.