Una parada en Goiriz

Aprovechando el regreso de un viaje a Oviedo, hice una parada en mis feudos para preguntarle al “hidalgo de goteo”  que tengo a cargo de la administración de mis bienes si todo estaba en orden y, de paso, hacer unas fotos para comprobar en palacio si el cabroncete me estaba engañando. Revisadas las fotos veo que todo está más o menos igual que en el siglo XVIII que fue cuando terminé las obras de la iglesia… dos siglos después de haberlas iniciado. Cuando me embarco en un proyecto no me importa el tiempo que se tarda en realizarlo, lo que quiero es rematarlo bien. El cementerio de estilo neogótico está bastante bien conservado. Tengo que darle algo más de publicidad a ver si así recaudo más, ya que  se trata de una joya popular única. Se me olvidó comprobar si de la fuente del “Campo do Cristo”, pegada al “cruceiro”, todavía mana agua (eso será otro día). Os aconsejo una parada en Goiriz aunque sólo sea para ver el cementerio.

Anuncios