Leyendo a Ratzinger

Por Fermín Goiriz Díaz

Como pueden ustedes imaginarse, el título es una de las coñas marineras de las que le gustan gastarme a mi disco duro orgánico. Porque él sabe perfectamente que no está capacitado para procesar según que cosas, lo cual no sé si es bueno o no pero es lo que hay. Cada uno tiene el cerebro que tiene y a ciertas alturas de la película va a ser muy complicado que la cosa neuronal, pueda mejorarse leyendo al Sr. Papá Emérito. Seguro que por Forcarei o en sus proximidades habrá alguno con el cerebrum adecuado para tal menester.

Vaya, menuda casualidad. Ahora que surgió Forcarei, me vino a la memoria el artículo que publican en La Voz de Galicia de hoy, escrito por mi politólogo de cabecera don Xosé Luis Barreiro Rivas quien, entre otras cosas, es un rendido admirador y lector del emérito papá, lo cual no tiene nada de malo, faltaría más.

Hoy mi politólogo se despacha contra los votantes de Tsipras en las elecciones griegas y de paso nos arenga a no cometer la misma torpeza cuando se lleven a cabo en las elecciones generales en la hispanias. Sin olvidarse, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, de loar a Mariano Rajoy por un discurso pronunciado ayer. Vamos a ver don Xosé Luis, vamos a ver, que diga usted que Mariano hizo un gran discurso es lo mismo que si yo digo que la rúa Real de Ferrol está petada de Ángeles Celestiales. Por favor, seamos un poco serios y no nos dejemos llevar por la mística, sobre todo usted al que últimamente ya le puede en exceso…Mariano no hace un buen discurso ni con la asesoría de los colegios de asesores fiscales, laborales, jurídicos, ni con el mismísimo asesoramiento del Colegio Cardenalicio, si es que existe tal cosa. Pero bueno, es usted muy libre de bailársela a quién quiera, aunque, a mí, me parece más una deuda de amistad que el análisis de un politólogo.

Respecto a la andanada que lanza contra Grecia por haber mentido falsificando sus cuentas para entrar en el euro y otras lindezas que no por ser ciertas dejan de ser, digamos malévolas. Porque, al menos en el caso del euro, sabe usted perfectamente que era un plan muy bien organizado por ciertos señores y señoras, no precisamente griegos, que tenían un interés desmedido en que Grecia entrase sí o sí en el euro. ¡Y tú lo sabes! ¿Goldman Sachs? ¿Draghi? ¿Le suenan?. Hay más nombres pero creo que es suficiente para hacerse una idea.

Respecto a la irresponsabilidad del pueblo al elegir a la coalición Syriza me parece poco fino por su parte, primero y ante todo, porque precisamente quienes han sido las víctimas de todas las tropelías político-financieras de los tahúres del Misisipi que tenemos al frente del negociado no tenían otra opción que la de votar a quienes no habían participado en el aquelarre festivo de esta estafa generalizada a la que nos están sometiendo, a los griegos y todos los demás europeos.

Venga, me despido, quede usted con su dios y yo con los míos.

Anuncios

El líder carismático visita al emperador.

Por Fermín Goiriz Díaz

Tras su visita a Obama, el emperador designado por los pretorianos, para recibir un par de palmaditas desganadas que bien se merecen un escudo antimisiles y un “hay que mejorar la cosa de los parados” como tarea para el próximo curso, Mariano regresará feliz a su casa con la foto que le llevará a la posteridad de la hemeroteca del ABC que no es gran cosa pero, que para un panolis como él debe de ser la repera.

También le dio sus palmaditas en el envés la señora esa tan alta que preside el FMI y que al fin y al cabo es, junto con la capataz Merkel,  la que da las órdenes al panoli de por dónde tiene que tirar según las directrices de los grandes jefes del cotarro financiero. Aunque para eso ya tienen a su representante en el propio Gobierno, es conveniente hacer creer al personal que Mariano pinta algo.

Y así de feliz nos vendrá a contar a todos que ha sido una experiencia gratificante y que el emperador y la subalterna gabacha están boquiabiertos con su liderazgo y que en dos telediarios el proletariado (dejémonos de coñas de “clase media”, “clase popular” y otras conachadas), podrá dejar de revolver en los cubos de basura o morirse en una camilla del pasillo de urgencias a pesar del esfuerzo, nunca agradecido suficientemente, de médicos, enfermeras y demás personal sanitario.  Y hasta puede que se permitan encender la estufa una hora al día, que es un tiempo más que suficiente para que se templen pero sin correr el  riesgo de que se les calienten demasiado las gónadas y se pongan bravos.

El panoli también nos hablará de la inmejorable ocasión que tienen los inversores para apostar por España ahora que puso el kg de proletario a la par del  bono basura. No necesitarán ni invertir en robots ¡todo a mano y sin mantenimiento! Con derecho a patada en los huevos si el señor capitalista lo tiene a bien.

Que feliz debe de estar este pinacha de los capitalistas (¿lenguaje demodé? ¡YA!), dueños y señores de los medios, de la banca, de la industria, de la agricultura, etc, etc, etc… Si queda algo que no esté en sus manos ya se lo pondrá el tonto útil en el momento oportuno… mientras tanto, que se dedique a mantener el orden público, recaudar los impuestos a quien debe y que no meta demasiado la pata aunque esto es más complicado para el panolis que llegar a ser Presidente ¿Cómo puede llegar semejante cosa a tal cosa?, valga la redundancia.

Un fracaso anunciado

Manuel Lago
La Voz de Galicia, 26 de abril de 2013
El Gobierno cerró su primer año con un fracaso absoluto en su gestión económica. Rajoy ha puesto la reducción del déficit público como objetivo central, casi único en realidad, de su política económica. Por eso cerrar el 2012 con el 10,6 % de déficit, colocándose como el peor entre los 27 países de la Unión Europea, es un fracaso sin paliativos.

Aun restando el coste del rescate bancario el déficit recurrente es del 7 %, un fracaso estrepitoso que se ve agravado porque en el 2012 el Gobierno sometió a la sociedad española al mayor proceso de ajuste de nuestra historia democrática. La sanidad, la educación, la dependencia, la protección social, el I+D, las becas y las matrículas de los estudiantes, las pensiones, los empleados públicos, las prestaciones por desempleo, la política industrial, la inversión pública, la universidad, los jóvenes, los trabajadores con la reforma laboral? todos hemos sufrido en nuestra propia carne las tijeras de podar de Rajoy.

Para leer el artículo completo ir al siguiente enlace: En construcción-La Voz de Galicia

Báñez y sus ocurrencias

Por Pitusa Caruncho
Que el gabinete de Mariano Rajoy no lo integran los más listos de la clase por mucho que sus curriculus digan lo contrario, es algo que a casi nadie se le escapa. Pero ocurre con casi todos los gobiernos. Sospecho que cuando uno llega a presidente del ejecutivo, sobre todo en aquellos casos en los que parecía una quimera como el que nos ocupa, a la hora de elegir a las personas que lo acompañarán en su periplo, seleccionan a individuos de perfil bajo con el fin de que no puedan hacerles sombra.

De otro modo no puede entenderse que una señora como Fátima Báñez que todo lo que hizo en su vida, laboralmente hablando, ha sido militar en el Partido Popular y que nunca ha tenido un trabajo remunerado en la empresa privada, ocupe la cartera de empleo, ni más ni menos. Desde su llegada al ministerio ha tomado muchas medidas -todas las que le ordenó la superjefa Merkel-, con lo que ha conseguido el más difícil todavía, que es llevar a este país a la cifra de paro más alta de la historia con más de seis millones de personas sin empleo.

Pero no importa, esta señora es feliz, o al menos lo parece cada vez que se presenta en público para explicar su gestión y se atreve a decir cosas tan profundas como que la virgen del Rocío “nos va a echar un capote”, o que están muy moderadamente satisfechos (le recomendaría unas clases de lenguaje y sintaxis básicas). Cuando pensábamos que ya no podía superarse, la inefable ministra de desempleo -se le podría llamar así-, lo ha hecho. En referencia a los muchos jóvenes que se ven obligados a abandonar el país para tratar de buscar un futuro que aquí se les niega, se atreve a afirmar que se trata de un ejercicio de movilidad exterior y lo hace con una sonrisa que, cuando menos, es una burla a la ciudadanía.

No sé si esta señora se cree muy simpática, o si le hace mucha gracia ver como se empobrece este país, pero hay cosas que no se pueden tolerar en un político como son la burla y el engaño sistemático a la población. Si es incapaz de gestionar una situación complicada como la que estamos viviendo, que se vaya a su casa a hacer punto, bricolaje o a comer jamón, que supongo que es lo que hace en su despacho en el ministerio, vistos los resultados de su gestión. Pero lo que ya no se puede tolerar por más tiempo -ya está bien- es que se sigan riendo de todos los españoles, muchos en situación precaria, mientras ellos continúan en su burbuja, cobrando sus buenos salarios y sin enterarse de lo que ocurre

Nos toman por idiotas

Por Pitusa Caruncho (Periodista)

09 de diciembre de 2012

Podría enumerar una larga lista de actitudes que me disgustan de los políticos de este país pero si hay algo que me saca de mis casillas es que nos tomen por idiotas. Y eso es lo que intenta hacer ese gobierno desde su toma de posesión tirando de todos los eufemismos posibles para evitar llamar a las cosas por su nombre, lo hicieron con la amnistía fiscal -que todavía siguen negando-, o con los recortes en Educación, Sanidad o Servicios Sociales que, según los dirigentes populares, no son recortes sino optimización de recursos. En fin, allá ellos con sus problemas semánticos.

Y ahora le ha tocado el turno a las pensiones. Este Gobierno ha decido no revalorizar las pensiones tomando como referencia el IPC del mes de noviembre, tal y como se recoge en los Pactos de Toledo. Han aprobado, sin embargo, una subida para el próximo año de un 1% para las pensiones superiores a mil euros y un 2% en el caso de las que no alcancen esa cantidad, y nos quieren hacer creer que, de esta forma, los pensionistas verán incrementado su poder adquisitivo, una mentira más de las muchas a las que nos tiene acostumbrados el PP. Porque es una trampa, por decirlo de una manera suave. Si el Gobierno hubiera cumplido sus compromisos, todos los pensionistas verían incrementada su pensión en un 1.9% para compensar la desviación del IPC. Sin embargo, con esa triquiñuela de la subida para el año 2013 aquellos a los que se incremente la pensión un 1%, habrán perdido 9 décimas de subida salarial y a los que se les suba un 2% únicamente recuperarán el poder adquisitivo perdido en 2012 pero sin cobrar los atrasos correspondientes.

O sea, que eso de que suben las pensiones, es otro de los numerosos cuentos a los que nos tiene acostumbrados el ejecutivo de Mariano Rajoy, a quien parece que le importa muy poco el bienestar de sus ciudadanos, a los que golpea sin cesar un día tras otro, mientras continúa concediendo prebendas a estamentos como los bancos, la iglesia o las grandes fortunas. Alguien argumentará que otros partidos -a los que no defiendo- en su día las congelaron, cierto, pero que otros cometan errores no justifica los propios, lo de ustedes más ya no se sostiene. Señor Rajoy podría, por lo menos, tener la valentía de llamar a las cosas por su nombre, la misma valentía que tiene para dejar sin derechos a los ciudadanos de este país. Somos adultos, pensamos y ya no nos dejamos engañar fácilmente, al menos eso espero.

Dinero, dinero y sólo dinero

Por Pitusa Caruncho (Periodista)

Muchas veces me pregunto por qué me sorprenden las medidas que está adoptando el PP si realmente no son otra cosa que el reflejo palpable de su ideario político, basado en prebendas para los ricos sin importar en absoluto lo que les ocurra a los ciudadanos con menos recursos.

Y buena prueba de ello son dos medidas que, cuando menos, serían éticamente cuestionables. Me refiero a la amnistía fiscal -de la que ya hemos hablado- y de que la que podrían beneficiarse las grandes fortunas los asalariados no defraudan a Hacienda, no digo que no quieran pero es imposible porque están tremendamente controlados. Con esta amnistía cualquier persona, sin tener que identificarse, tiene la posibilidad de blanquear su dinero, en la cuantía que sea y sin explicar la procedencia. Da igual que se haya conseguido mediante el tráfico de drogas o la trata de personas, por poner sólo dos ejemplos y todo esto, prácticamente con un coste cero.

La segunda, todavía no se ha aprobado, pero se le dio publicidad ayer y consiste, ni más ni menos, que en conceder el permiso de residencia a aquellos ciudadanos extranjeros que compren una casa por un valor superior a los 160.000 euros o lo que es lo mismo, comprar una casa con el correspondiente permiso de residencia incluido. De esta manera, según fuentes gubernamentales, se pretende favorecer la venta de viviendas pero, lo que no dicen esas mismas fuentes, es que de facto se potenciará la entrada de mafias que son las que tienen el dinero. Mientras tanto, ese mismo gobierno, capitaneado por Mariano Rajoy (al menos en los papeles), retira la tarjeta sanitaria a los otros inmigrantes, los que carecen de recursos y no pueden ni comprarse una casa, ni pagar un seguro médico.

Está claro que los partidos de derechas miran únicamente por los intereses de los ciudadanos con mayores recursos que forman parte de su grupo social, mientras que al resto se le exigen sacrificios hasta la asfixia sin ningún pudor. Con todo esto, una no entiende como un obrero puede, en algún momento de su vida, votar un partido de derechas.

Las “gracietas” de Rajoy

por Pitusa Caruncho

Deduzco que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se cree muy gracioso, o al menos eso se desprende de sus escasas comparecencias públicas, en las que, en lugar de contestar a las preguntas de los periodistas, se suelta con un trabalenguas seguido siempre por una sonrisa, como quien se siente muy satisfecho de lo dicho.

Ayer mismo, compareció ante los medios de comunicación acompañado por el presidente de la república francesa, François Hollande. Un periodista preguntó a Rajoy si España había decidido ya solicitar el rescate a Europa y el presidente, como siempre, titubeó y luego respondió algo así como que no le voy a contestar porque es lo que usted está pensando. ¿Pero esto qué es?, me pregunto.

Mariano Rajoy ganó las elecciones con mayoría absoluta, cierto, pero eso no le da derecho a reírse de los ciudadanos, de todos, los que le votaron y los que no lo hicimos. Porque los periodistas, supongo que lo sabe, son los intermediarios entre los poderes públicos y la población. Una población que tiene el derecho de ser informada puntualmente de las medidas que tiene previsto tomar el gobierno porque, al final, será la que tenga que sufrirlas. Porque no me negarán que a las clases altas, en las que se engloban los políticos, sus propias decisiones no les afectan en absoluto.

Por eso, hemos de exigir de las personas que toman decisiones, información seria, puntual y veraz y que se dejen de subterfugios para confundirnos. Señor Rajoy, le aseguro que a muchos ciudadanos hace tiempo que sus “gracietas” han dejado de parecernos simpáticas y mucho menos creativas. De verdad, si quiere seguir por esa línea, mejor haría en dedicarse al Club de la Comedia, a lo mejor ahí sí tendría alguna gracia.

Por cierto, discrepo profundamente de los que sostienen que la actitud del presidente es típicamente gallega. Ni muchísimo menos, los gallegos sabemos estar a la altura y actuar de acuerdo con el rol que ocupamos en la sociedad.