En Pantín también nevó

Pero no cuajó, afortunadamente. Lo de “afortunadamente” lo digo por mí, quizás a otros les habría encantado lo contrario. Por circunstancias de la vida residí en algún lugar que otro, donde la nieve estaba presente durante buena parte del invierno y les puedo asegurar que es un fastido.