Nos toman por idiotas

Por Pitusa Caruncho (Periodista)

09 de diciembre de 2012

Podría enumerar una larga lista de actitudes que me disgustan de los políticos de este país pero si hay algo que me saca de mis casillas es que nos tomen por idiotas. Y eso es lo que intenta hacer ese gobierno desde su toma de posesión tirando de todos los eufemismos posibles para evitar llamar a las cosas por su nombre, lo hicieron con la amnistía fiscal -que todavía siguen negando-, o con los recortes en Educación, Sanidad o Servicios Sociales que, según los dirigentes populares, no son recortes sino optimización de recursos. En fin, allá ellos con sus problemas semánticos.

Y ahora le ha tocado el turno a las pensiones. Este Gobierno ha decido no revalorizar las pensiones tomando como referencia el IPC del mes de noviembre, tal y como se recoge en los Pactos de Toledo. Han aprobado, sin embargo, una subida para el próximo año de un 1% para las pensiones superiores a mil euros y un 2% en el caso de las que no alcancen esa cantidad, y nos quieren hacer creer que, de esta forma, los pensionistas verán incrementado su poder adquisitivo, una mentira más de las muchas a las que nos tiene acostumbrados el PP. Porque es una trampa, por decirlo de una manera suave. Si el Gobierno hubiera cumplido sus compromisos, todos los pensionistas verían incrementada su pensión en un 1.9% para compensar la desviación del IPC. Sin embargo, con esa triquiñuela de la subida para el año 2013 aquellos a los que se incremente la pensión un 1%, habrán perdido 9 décimas de subida salarial y a los que se les suba un 2% únicamente recuperarán el poder adquisitivo perdido en 2012 pero sin cobrar los atrasos correspondientes.

O sea, que eso de que suben las pensiones, es otro de los numerosos cuentos a los que nos tiene acostumbrados el ejecutivo de Mariano Rajoy, a quien parece que le importa muy poco el bienestar de sus ciudadanos, a los que golpea sin cesar un día tras otro, mientras continúa concediendo prebendas a estamentos como los bancos, la iglesia o las grandes fortunas. Alguien argumentará que otros partidos -a los que no defiendo- en su día las congelaron, cierto, pero que otros cometan errores no justifica los propios, lo de ustedes más ya no se sostiene. Señor Rajoy podría, por lo menos, tener la valentía de llamar a las cosas por su nombre, la misma valentía que tiene para dejar sin derechos a los ciudadanos de este país. Somos adultos, pensamos y ya no nos dejamos engañar fácilmente, al menos eso espero.

Nos toman por idiotas

Por Pitusa Caruncho (Periodista)
09 de diciembre de 2012

Podría enumerar una larga lista de actitudes que me disgustan de los políticos de este país pero si hay algo que me saca de mis casillas es que nos tomen por idiotas. Y eso es lo que intenta hacer ese gobierno desde su toma de posesión tirando de todos los eufemismos posibles para evitar llamar a las cosas por su nombre, lo hicieron con la amnistía fiscal -que todavía siguen negando-, o con los recortes en Educación, Sanidad o Servicios Sociales que, según los dirigentes populares, no son recortes sino optimización de recursos. En fin, allá ellos con sus problemas semánticos.

Y ahora le ha tocado el turno a las pensiones. Este Gobierno ha decido no revalorizar las pensiones tomando como referencia el IPC del mes de noviembre, tal y como se recoge en los Pactos de Toledo. Han aprobado, sin embargo, una subida para el próximo año de un 1% para las pensiones superiores a mil euros y un 2% en el caso de las que no alcancen esa cantidad, y nos quieren hacer creer que, de esta forma, los pensionistas verán incrementado su poder adquisitivo, una mentira más de las muchas a las que nos tiene acostumbrados el PP. Porque es una trampa, por decirlo de una manera suave. Si el Gobierno hubiera cumplido sus compromisos, todos los pensionistas verían incrementada su pensión en un 1.9% para compensar la desviación del IPC. Sin embargo, con esa triquiñuela de la subida para el año 2013 aquellos a los que se incremente la pensión un 1%, habrán perdido 9 décimas de subida salarial y a los que se les suba un 2% únicamente recuperarán el poder adquisitivo perdido en 2012 pero sin cobrar los atrasos correspondientes.

O sea, que eso de que suben las pensiones, es otro de los numerosos cuentos a los que nos tiene acostumbrados el ejecutivo de Mariano Rajoy, a quien parece que le importa muy poco el bienestar de sus ciudadanos, a los que golpea sin cesar un día tras otro, mientras continúa concediendo prebendas a estamentos como los bancos, la iglesia o las grandes fortunas. Alguien argumentará que otros partidos -a los que no defiendo- en su día las congelaron, cierto, pero que otros cometan errores no justifica los propios, lo de ustedes más ya no se sostiene. Señor Rajoy podría, por lo menos, tener la valentía de llamar a las cosas por su nombre, la misma valentía que tiene para dejar sin derechos a los ciudadanos de este país. Somos adultos, pensamos y ya no nos dejamos engañar fácilmente, al menos eso espero.

Hay que retrasar la edad de jubilación ¡Ya!

Ahora, sin más demora. Y si algunos se ponen tontos, pues se hace por Real Decreto y listo. Y nada de esperar un tiempo para que sus efectos sean visibles, de eso nada ¡Inmediata aplicación! Que si se da margen a estos degenerados (me refiero a los trabajadores), nos arruinan en dos días. Creo que la edad ideal para la jubilación de un minero, por ejemplo, es la de 80 años y la de un albañil la de 90. Edades ambas magníficas para morirse con la satisfacción del deber cumplido y no provocar problemas de caja al Estado. También propongo que una vez muerto el currante, se aproveche su cadáver… a poder ser antes de que este esté yerto, y utilizarlo para obtener recambios de la maquinaria en activo, y que los materiales sobrantes del difunto se utilicen para la fabricación de geles y jabones… La incineración, enterramiento y otras zarandajas solo producen gastos. Para compensar a las funerarias por no haber enterramientos y sucedáneos; éstas serán declaradas únicas empresas autorizadas para el transporte de los fiambres a sus respectivos depósitos para su despiece . Hala, se os acabó la fiesta ¡Mangantes!

Si os interesa otra opinión al respecto os recomiendo el siguiente artículo del catedrático Vicenç Navarro

http://www.vnavarro.org/?p=3166

Lo comprendo todo, o casi todo

Comprendo que la situación es jodidilla y creo que usted hace lo imposible por solucionar el follón que se nos vino encima. Comprendo que la “mafia legal” (ya me entiende), no va a parar hasta que paguemos por respirar, en metálico o en especies. Comprendo que la situación no depende sólo de su buen hacer…Que la cosa es global y todo eso… Que si Europa. Que si el FMI y el BM (¡Ojo con estos! Que terminamos en un “corralito”). Que si las agencias calificadoras. Que si nuestra dependencia del ladrillo. Que si la cabra de la legión… Lo comprendo todo. Bueno, casi todo. Por ejemplo, no entiendo que, absolutamente todas las medidas encaminadas a arreglar el cotarro pasen, única y exclusivamente, por dar caña a los mismos… a los que menos tienen y que, si embargo, son los que más aportan a las arcas del Estado, al menos vía IRPF ¡los trabajadores! Sean estos autónomos, funcionarios, albañiles, mecánicos, periodistas, profesores, oficiales de notaría o palanganeros (¿No será porque son los únicos sobre los que tiene control el Estado? Espero que no). Y por último, le pido un favor, no le aplique un nuevo impuesto, tasa, o lo qué sea, a la banca… ¡Que nos lo empluman a nosotros! Pero por triplicado. Que esta gente es insaciable… legalmente… creo ¡Pero insaciable! Otra cosa, procure contener su optimismo y adoptar una actitud más grave cuando haga referencia al paro, pensiones… etc, etc. No encabrone usted al personal ni dé carnaza gratuita a los “levantiscos” miembros de la Leal Oposición.

No acojone, don Rodrigo

De qué me suenan a mí las declaraciones de don Rodrigo Rato sobre las pensiones. Si no me equivoco, cosa que hago frecuentemente, lo manifestado por el ex presidente del F.M.I. ya lo habían dicho otros “dones” unas cuantas veces a lo largo de mi vida. En alguna ocasión posiblemente ocurrirá que tienen razón  y nos quedamos sin dinero para pagar las pensiones. Sin embargo, supongo que entre ustedes los expertos, nosotros e incluso algún ilegal no empadronado, podremos darle al magín y buscar una solución al problema. Mientras tanto, no acojone usted al personal  que está muy sensible. Porque, no quiero ni pensarlo, ¿no será precisamente por eso por lo que lo dice usted, don Rodrigo? Ay dios… estas campañas electorales de cuatro años agotan a uno.