Tienes que ahorrar hija…

Y para empezar deberías anular una de tus tarjetas de crédito; contratar una póliza del seguro del coche más barata; cambiar tu cuenta a otro banco que no te cobre comisiones; revisar las condiciones de tu hipoteca; prescindir de uno de los móviles y utilizar una red wifi gratuita para conectarte a internet…
– Papá, que…
– Déjame hablar, no me interrumpas ahora… Bajar un par de grados la temperatura de la calefacción; no vayas al teatro ni al cine, ni compres libros… todo eso lo puedes ver en la tele y si quieres leer te vas a la biblioteca…
– Papá, ¡por favor!. Si estoy en el paro desde hace dos años y sin cobrar un duro… ¿cómo voy a ahorrar en lo que no tengo?
– Ya, hija, ya… Pero nunca se sabe… puede que encuentres un trabajo un año de estos y no está de más que tengas claras las prioridades…
– Ya, papá, ya… lo tendré en cuenta.
– Muy bien hija, muy bien, tienes que ahorrar mucho para ver si entre todos los parias sacamos a Alemania de esta coyuntura, y que doña Esperanza pueda seguir manteniendo las ayudas a la enseñanza privada y el señor Feijóo pueda hacer algún cursillo de administración pública, por hacer algo, porque desde que preside la Xunta… ni se le ve ni se le espera.

Por Fermín Goiriz Díaz

Pero no te olvides de Somalia

La hambruna endémica es ahora oficialmente declarada como tal por la ONU y las tripas se encabronan contra uno mismo y, sobre todo, contra los padrinos del cotarro mundial. Máximos responsables de que, en el llamado “Cuerno de África”, más de 10 millones de personas estén en riesgo de morir de hambre mientras los capos de la “pasta nostra” se dedican a comprar media región a precio de saldo. Tierra que, evidentemente, no va a ser utilizada para mejorar el acceso a una alimentación básica de los habitantes de la zona, no, no teman ustedes, seguramente la usarán para plantar algo con lo que poder fabricar algún componente químico que nos permita circular en nuestros hermosos vehículos sin contaminar tanto o cualquier otra cosilla que dé buenos dividendos… Si los somalíes se mueren de hambre que les dé de comer el negociado de la ONU encargado del asunto ¡No van a estar en todo!

Dicho lo dicho y como siempre, mañana los “medios” dejarán poco a poco de hablar del tema yo volveré a mis cosas y, un día cualquiera… como Forges, que ya no pone en sus viñetas aquello de… “Pero no te olvides de Haití”, aparcaremos el asunto aunque, ni ustedes, ni él, ni yo, olvidemos lo que ocurre, pero algunos que no deberían, sí.

¡Mariaaano, Mariaaano, Mariaaano…!

Nada, no me oye el hombre.. Bueno, es igual, otro día será… además, seguro que algún otro le dirá que el molt honorable Camps ha dimitido… O no, mejor sigo llamándolo ¡Maaaaaariano, Mariaaaaaaaaaaaaano, Mariaaaaano…! Nada, se ve que va ausente, como siempre… Ay dios, que hombre.

Me apunto al talento

Sin ánimo de convertir esta entrada en un obituario político del presidente don José Luís Rodríguez Zapatero (no toca, todavía), ni en un panegírico hacia don Alfredo Pérez Rubalcaba. No es menos cierto que considero al señor Rubalcaba el político mas idóneo para asumir la Presidencia del Gobierno, cosa que no dependerá de mí, sino de lo que decida la mayoría en las urnas cuando toque. Lo cual no implica que no pueda considerar la posible victoria electoral de Rubalcaba una oportunidad histórica de tener en la presidencia del Gobierno a un político con todas las garantías de que conoce y domina su oficio como pocos. Independientemente de las muy respetables afinidades de cada cual y de su derecho a pensar todo lo contrario… Yo me subo al carro del señor Rubalcaba.

Casi me despistan

Estaba esperando algo así desde hace tiempo pero no acababa de llegar la sentencia, pero ayer, por fin, celebramos el acontecimiento… Ya la tenemos, redactada en forma de Editorial por el Grupo Prisa, en el diario El País de ayer.

¡Ya es hora! don José Luís Rodríguez Zapatero, tiene usted que convocar elecciones… ¡El Cebrián, dixit! «Final de ciclo». Pero, eso sí, tienen el elegante y amable detalle de señalarle, prácticamente, el día y la hora de «finales de noviembre». No me diga que no es una forma de quitarle preocupaciones a usted y a don Mariano Rajoy que, por cierto, estará encantado… Aunque ahora que lo pienso, quizás todo sea para favorecer al Sr. don Alfredo Pérez Rubalcaba…

¡El cuarto poder… siempre ayudando! Me encanta la prensa de «izquierdas» que tenemos por estos lares…¡Ay, cuantos rencores guardados…!

Cientos de miles indignadanos abarrotan las calles

Los indignadanos, como les denomina don Baltasar Garzón en su análisis de ayer en el diario Público, han llenado las calles de las grandes ciudades españolas a pesar del ninguneo, cuando no de la demonización de la mayoría de los actores principales del juego político festivo nacional.
Sin el apoyo de partidos, ni de sindicatos, ni de la Conferencia Episcopal, tan proclive ella a promover movilizaciones… Ni caravanas de vehículos megafónicos, ni mecheros, ni bolígrafos, ni pegatinas, ni insignias, ni bocadillos gratis… Solo Ell@s, la denostada Red y, evidentemente, la razón (no confundir con cierto diario oficial del movimiento andante), lograron despertar a millones de silenciosos desencantados. ¡Gracias!
Fermín Goiriz Díaz

¿Qué pasó, para tal revuelo?

¿Pasa algo raro que yo no sepa? ¿Por qué tal revuelo en los medios? ¿Quién se ha muerto? ¿O todo el lío es por el resultado de las elecciones celebradas ayer? Si es por eso no entiendo tal alboroto.  Que un partido gane a otro en unas elecciones, no justifica que tengan que correr tantas lágrimas o tanto champán (según el caso), no es para tanto. Un ejemplo, yo ya perdí tantas cosas a lo largo de mi travesía vital -hasta el frenillo, en cierta ocasión- que perder otra más ya no me inquieta. Lo que me inquieta no es perder o ganar -eso es parte del juego- lo que me alarma es que los árbitros de ese juego que es la política, los votantes, permitan con su voto que unos mas que presuntos tramposos salgan fortalecidos del campeonato, en vez de ser expulsados de la partida sin contemplaciones. Los sociólogos explican la cosa diciendo que el votante no interioriza la malversación de fondos públicos, la financiación ilegal, el enriquecimiento ilícito… Parece ser que al ver que su cartera sigue en su bolsillo y aparentemente no falta nada en ella, no le importa lo que hagan los políticos con “su” dinero… Pues nada, enhorabuena a los premiados.

¿A quién va dirigida la jornada de reflexión?

Me pregunto y no hallo una respuesta y menos una razón para que nos obliguen por ley a reflexionar. Sin embargo hoy, a pesar de que normalmente no reflexiono por la fatiga que me produce, he decidido hacerlo. Y mi primera reflexión -digo primera sin saber todavía si habrá una segunda o tercera, lo veremos unas líneas mas abajo- es con respecto a mi ojeada matinal a la prensa online que veo e incluso, a veces, leo alguna cosilla que otra que me llama la atención. Hoy, por ejemplo, al ojear el diario ABC, observo que en una de sus editoriales cual boletín oficial de un partido cualquiera pide de una manera sutil (me meo, vuelvo en unos segundos… Ya está, sigo…) que voten al partido 2P tal que así:

“La situación del PSOE es inquietante y la del PP, a tenor de los sondeos, esperanzadora. Hoy es día de reflexión. Debería ser también el primer paso de un cambio necesario.”

No me dirán ustedes que el editorialista no domina el arte de Cúchares… Todo un maestro de la escuela de tauromaquia periodística, si señor… Pero claro, entonces es cuando la neurona que tengo activa hoy me alerta de que eso que escribe ese señor o señora lo prohíbe ¿o no? la Ley Electoral en día de reflexión…

Bueno, pues nada más, no hay más reflexiones o sí… pero para otro momento, si llego a él.

Julius

Estaba yo adosado a la pared de uno de los supermercados de la Villa acompañando a mi perra, mientras mi santa esposa realizaba las compras necesarias para mantener la máquina en funcionamiento, cuando un par de personas inician un diálogo al respecto del chaval alemán que estaba sentado a unos veinte metros de donde me encontraba. El diálogo a dos pasó a ser a cuatro al entrar en juego una dama que pedía limosna en la puerta del “super” y un caballero que pasaba por allí. Del grupo, la que llevaba la voz cantante era la señora que demandaba una ayuda en metálico o en especies según rezaba, con buena letra, el cartel colocado delante de sus pies y que fue la que me hizo entrar en la discusión al decir que no se explicaba cómo la policía no lo retiraba de la calle o hacía algo con él…
– Hacer qué, señora ¿Matarlo? -le dije-
– ¡No! Pero podrían internarlo en algún centro.
– Y por qué tendrían que internarlo, señora. ¿Está enfermo, molesta al personal, roba…?
En éstas estamos cuando otra dama, ya de cierta edad, interviene para aportar otro punto de vista
– Dios mío, pero es que huele muy mal y hasta bebe sus orines… eso no puede ser bueno, podría morirse -con tristeza no fingida- ¡ay! que pena dios mío.
– Si, señora, es triste. No me gustaría ver así a un hijo mío, pero…
Para tranquilizar su sincera preocupación y darle un tono menos dramático al asunto, quizás erróneamente, le comenté que por beber sus orines no se iba a morir y que eso ya lo hacían nuestros antepasados no tan lejanos y aquí estábamos nosotros, sin mayor problema (la señora, con cierta cara de incredulidad, asoma una sonrisa). En lo del olor, es verdad, no hay dios que aguante mucho tiempo a su lado. Desde que nos dio por la higiene y, sobre todo, por la perfumería, somos muy sensibles a los olores primitivos señora
– ¡Ay dios, que cosas dice! Jajaja
Fue entonces cuando intervino el caballero que pasaba y se quedó enganchado a la charla para decirnos que ya en las dependencias de la Guardia Civil le habían dicho a varias personas que fueron a pedir una solución (?) para Julius que no había nada que hacer, que el joven tenía todo el derecho del mundo a vivir de esa manera (siempre y cuando no pida el voto en jornada de reflexión, añado yo), salvo que un juez ordene lo contrario, Julius está ejerciendo el derecho de vivir de esa manera… nos guste o no.
Hagamos pues lo que hace él… vive y deja vivir.
P.D.
Lo que ignoro es si se le podría convencer, procurando no ser ofensivo, de que no debería entrar así en el supermercado. ¡Joder, que complicado!

15M ¡Bien! Pero el domingo vamos a votar

Evidentemente esta petición no va dirigida a los que votan al Partido Popular, éstos, reconozcámoslo, lo tienen muy claro… va incorporado en su ADN y lo hacen aunque la célula madre esté totalmente corrompida. La llamada al voto me la hago a mi mismo y a todos los que también están indignados por el comportamiento de una clase política europea supeditada a los caprichos del poder económico. Sí, he dicho “clase política europea” no PSOE que, aun a pesar de sus enormes torpezas y a la desleal ansiedad de poder del PP solo podía hacer lo que hizo so pena de terminar como Grecia, Irlanda, Portugal… Ya sé que esta elecciones no son generales -aunque parezca todo lo contrario- pero voy a intentar que la cosa no sea tan fácil para los chicos del partido de los múltiples imputados…  También quiero dejar claro que o se empieza a poner en su sitio a ciertos elementos subversivos, y no me refiero a los que así calificaba el régimen del “franquenio”* sino a los depredadores de toda la vida de dios. Me voy de camping pero a Bruselas.
No quiero dejar pasar la ocasión para recordarle a la muy demagoga canciller Merkel la tontería que saqué de un informe de la OCDE que viene a decir que un trabajador español cuando llega a la edad de retiro ha trabajado un mínimo de 3 años MAS que uno alemán…
* Medida de tiempo equivalente a 40 años (Antonio Fraguas Fraguas)
P.D.
Ahora, con vuestro permiso, me retiro a reflexionar y solo colgaré “afotos” y otras conachadas habituales en mi.

Hasta siempre Seve

Todos los días mueren miles de personas que merecerían un obituario que recuerde su paso por la Tierra. Desde el niño que se muere de hambre en cualquier parte del planeta al anciano que fallece solo y abandonado al que nadie echa de menos hasta que los vecinos alertan de que en el edificio hay un olor desagradable. Sin embargo, aun mereciéndolo, resultaría imposible hacerlo y se  zanja el asunto, cuando existe esa posibilidad, con una esquela. Hoy se ha muerto Severiano Ballesteros y, como puedo y quiero hacerlo,  escribo estas líneas con todo mi cariño para un chaval de Pedreña que, de un trabajo ocasional  recogiendo pelotas de golf en el club de la localidad, logró llegar a la cumbre del deporte sin perder ni un ápice de su campechanía cántabra… Ha muerto el hombre,  pero su leyenda le mantendrá vivo. Un abrazo Seve.

José, María y Gabriel (Historia incompleta)

Tal día como hoy , hace un montón de años… El matrimonio formado por María y José estaban en su casa de Nazaret celebrando, como buenos judíos, el Sabbath religiosamente, o sea, sin realizar ninguna actividad que fuese contra las leyes de Yavé… Cuando entró en la casa del carpintero y señora un tipo bastante extraño. Tan extraño como que el hombre llevaba alas cual pájaro. Éste, el hombre pájaro, sin ni siquiera mirar a José se dirigió a María y le espetó “Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres”. El marido, al oír lo que le decía el alado a su señora esposa se fue directo al banco (José era trabajador autónomo del gremio de la madera) y agarró un mazo de estimadas dimensiones con intención de currarle un viaje al emplumado pájaro. Cuando ya tenía a punto de caramelo la cabeza del impertinente visitante observó que su esposa no reaccionaba, sino más bien mostraba cierta complacencia. Su marido, que era un buen tipo, dejó caer el mazo y le preguntó a su esposa si se encontraba bien. A lo que María le contestó.
– Si estoy bien. Me preguntas… Cómo no he de estarlo, amado mío, si acabo de saber que he sido embarazada por Dios.
– ¡¿Cómo osas decirme tal cosa, esposa?! Acaso es locura o quizá calentura la tuya…
– No padezco tales cosas. Sólo estoy dichosa ¡Gozosa!
Al oir tal cosa, José volvió sobre sus pasos y agarrando de nuevo el mazo, se fue hacia el hombre tuneado y gritóle
– ¡¿Es usted Dios?! ¡¿ha sido usted quién ha preñado a mi mujer?!…
A lo que este contestó… medio acojonado…
– No, no, no… Yo soy Gabriel, señor. Un empleado de Dios.
– Con que un empleado de Dios, te voy a dar yo a ti dios y medio con este mazo que no te va a reconocer ni tu jefe, ni la madre que te parió.
José, el carpintero, fuera de sí, alzó el brazo y lo bajó…
Lamentablemente, no pude averiguar cómo terminó la historia… por lo que así la dejo.