De Toulouse a Fisterra pasando por Cedeira

Por Fermin Goiriz Díaz

Noventa y cuatro días son los que lleva pedaleando esta joven toulesina desde que partió de Toulouse (Tolosa de Francia) con la intención de llegar hasta el finis terrae galaico en Fisterra, recorriendo la costa norte de España. Lleva dos días por la «Terra e Vila de Cedeira» en compañía de su fiel perrita «Diama», es abierta y entabla conversación, con su más que aceptable español, con quien se interese por su viaje.

Le pregunté si no había elegido unas fechas algo complicadas para realizar este periplo, por la lluvia y el frío,  y contestó que lo único que le molestaba era el viento que le impide avanzar y, por las noches, le mueve la tienda de campaña de tal manera que le impide conciliar el sueño por temor a salir volando. Además, hizo mención al poco respetuoso comportamiento de algunos conductores para los que, parece ser, los ciclistas son un estorbo y que estuvieron a punto de echarla de la carretera en más de una ocasión.

Está maravillada con el paisaje y con la amabilidad de las gentes con las que se encontró durante su ya larga travesía. Todavía no sabe cuando reanudará el viaje que la llevará al fin de la tierra, «no tengo prisa», dice. Cuando llegue a su meta retomará el camino haciendo una parada en Santiago de Compostela para, después, seguir por el Camino Francés hacia su país natal.

Sólo queda desearle un buen viaje, que así sea.

DSC_4062

 

 

Historia de un alcalde ‘ejemplar’… O como el PP eligió para Santiago a un candidato que ha acabado imputado por el juez

por F. Medina | 13/abril/2012 (elplural.com)

Opus Dei, diputado autonómico y nacional, consejero de RTVE, abogado y empresario inmobiliario, vida personal que le lleva a acabar con el sueldo de edil embargado…

La historia de Gerardo Conde Roa, el aún alcalde de Santiago de Compostela, tiene mucho de los ingredientes que alimentan cientos de novelas: religión, política, dinero, ambición… Pero también de retrato de una cierta clase política, que el PP gallego conoce bien, porque es producto de su peculiar realidad.

El último capítulo de la historia de Conde Roa está por escribirse, pero para su desgracia es muy previsible. La próxima semana el juez abrirá juicio oral contra él por fraude fiscal –como hemos contado en ELPLURAL.COM habría dejado de pagar impuestos por casi 300.000 euros-, y su partido de toda la vida, el PP, que ya le ha abandonado, acabará por expulsarle a pesar de sus resistencias. Se sentirá entonces traicionado por los suyos…, y quizás no le falte cierta razón para albergar ese sentimiento.

Protegido de Romay Beccaria, el nuevo Presidente del Consejo de Estado
El actual alcalde de la capital gallega empezó su carrera política joven, hace ya más de un cuarto de siglo. Llegó protegido por alguien con enorme peso en la derecha gallega, José Manuel Romay Beccaria. Con él compartía filiación doble, en las filas políticas conservadoras, entonces el PP se llamaba Alianza Popular ¿recuerdan?, y en el Opus Dei, organización en la que militaba aún con más fervor su mujer de entonces. Irónicamente, los dos, Romay y Conde Roa, se han vuelto a unir estos días, esta vez en las páginas de los periódicos; el primero, porque en su nombramiento como Presidente del Consejo de Estado el Gobierno ha cometido ‘irregularidades’, el segundo, imputado por el juez.

Continuar leyendo en: elplural.com

Contemplando a Eisenman. José Carlos Bermejo Barrera

«La Ciudad de la Cultura es un monumento a la vanidad y megalomanía de un arquitecto, autor de una filosofía de tres al cuarto, que solo pudo impresionar a unos políticos que desearon cubrir su más absoluto desinterés por la cultura con una obra hueca, carente de sentido y que podría servir como un eterno monumento a la ignorancia y la pedantería.»

Para leer el artículo publicado en La Voz de Galicia del 11 de enero de 2011 «pinchar»  sobre el suiguiente enlace

Contemplando a Eisenman. José Carlos Bermejo Barrera.