Las camelias de mi madre

Ya sé que escribir en Galicia sobre las camelias acarrea unos riesgos enormes. Es por eso que no pienso escribir nada con respecto a este hermoso árbol que llegó de las tierras de donde nace el Sol  para, con el tiempo, convertirse en la flor por excelencia de nuestra tierra… con permiso de la flor del tojo. Las de estas fotos que os pongo son las que mi santa madre cuida en su jardín. Aunque las flores parezcan distintas (unas rosas y las otras jaspeadas) ambas brotan de la misma camelia. El por qué de esta curiosidad lo desconozco… Lo que sí recuerdo es que cuando empezó a florecer, de esto hace ya unos 40 años, todas la flores eran de dos colores. Si alguien sabe el por qué de esta “mutación” le agradecería que me enviase un comentario explicando la causa.

La Barbacoa

Antes de nada deseo fervientemente que hayáis tenido un buen remate de año y una mejor entrada en el primer año de esta nueva década… La foto en cuestión no guarda relación alguna con la celebración del Fin de Año, pero tenía ganas de “colgarla” y la “cuelgo”, venga a cuento o no venga (Empiezo el año muy firme; a ver lo que me dura). La fotografía fue hecha en la estación de autobuses de Cedeira a donde fuimos a despedir a un amigo ecologista que se niega a utilizar otro tipo de transporte que no sea el colectivo. Y allí me encontré con la barbacoa, justo delante de la placa conmemorativa del acto de inauguración de la citada estación por el señor Fraga Iribarne (Manuel) el 7 de febrero de 1997 siendo Conselleiro de Política Territorial, Obras Públicas e Vivenda el señor Cuiña Crespo (Xosé). Y enseguida me dí cuenta de la perspicacia de los políticos de la época, que ya se dieron cuenta de que entre la llegada o salida de un Bus pasarían más de cuatro horas, por lo que decidieron instalar una humilde barbacoa para que el desesperado esperante tuviese la oportunidad de hacerse un churrasquito o utilizarla como calefacción en los fríos días de invierno.

Hay que retrasar la edad de jubilación ¡Ya!

Ahora, sin más demora. Y si algunos se ponen tontos, pues se hace por Real Decreto y listo. Y nada de esperar un tiempo para que sus efectos sean visibles, de eso nada ¡Inmediata aplicación! Que si se da margen a estos degenerados (me refiero a los trabajadores), nos arruinan en dos días. Creo que la edad ideal para la jubilación de un minero, por ejemplo, es la de 80 años y la de un albañil la de 90. Edades ambas magníficas para morirse con la satisfacción del deber cumplido y no provocar problemas de caja al Estado. También propongo que una vez muerto el currante, se aproveche su cadáver… a poder ser antes de que este esté yerto, y utilizarlo para obtener recambios de la maquinaria en activo, y que los materiales sobrantes del difunto se utilicen para la fabricación de geles y jabones… La incineración, enterramiento y otras zarandajas solo producen gastos. Para compensar a las funerarias por no haber enterramientos y sucedáneos; éstas serán declaradas únicas empresas autorizadas para el transporte de los fiambres a sus respectivos depósitos para su despiece . Hala, se os acabó la fiesta ¡Mangantes!

Si os interesa otra opinión al respecto os recomiendo el siguiente artículo del catedrático Vicenç Navarro

http://www.vnavarro.org/?p=3166

Con Torrente en el Café Novelty

Después de dejar los bártulos en la habitación del hotel situado en la calle Azafranal nos fuimos directos hacia la Plaza Mayor de la ciudad. La verdad es que no teníamos necesidad de apurar la visita, íbamos a estar un par de días más en Salamanca y, además, la plaza en sí no era lo primordial en nuestra estancia. Al entrar en la plaza sin apenas prestarle gran atención a la cosa nos dirigimos directamente al “Café Novelty”. Queríamos comprobar que don Gonzalo Torrente Ballester seguía ocupando su sitio en la mesa de hierro y mármol de la entrada al café. Y allí estaba, con las piernas cruzadas, sus manos asiendo el bastón y emitiendo un suave silbido mientras observaba sin mirar a la gente que paseaba por la plaza o entraba y salía del Novelty. Como cualquier otro turista no resistí la tentación de inmortalizar la figura en bronce del profesor nacido en Serantes. Del escritor universal, don Gonzalo Torrente Ballester…

Guerra fría en A Ramalleira

Estos dos mozos que pueden observar en la imagen están considerados como los dos mejores jugadores de dominó de A Ramalleira (no hay otros). El de “La Vila” (a la izquierda en la foto), suele tener algún despiste a la hora de anotar los puntos, según la versión del de Bilbo (Bilbao)… Yo no entro ni salgo en la discusión pero no creo que el de Cedeira haga “jalillo” en las anotaciones…

Se terminó la fiesta

Con la victoria del equipo de España sobre el de Holanda por un merecido (en este partido), aunque ajustado 1-0, se terminó la fiesta. Conste que no me gustó nada el fútbol practicado por los equipos participantes, incluido el español… mucho tiki-taka y mucha leche pero poca “chicha” (GOL).  Si quedase eliminada en la primera fase tampoco me hubiese extrañado ¡Cosas del fútbol!… o mías.