La peor reforma laboral de la historia

Por Manuel Lago (Economista)

Resultan incomprensibles las declaraciones de Fátima Báñez, la ministra de Trabajo que nunca trabajó, y del presidente Rajoy diciendo que su reforma laboral «está funcionando muy bien». Incomprensibles e indignantes cuando se realizan inmediatamente después de que la EPA demostrase que el año 2012, el año de aplicación de su reforma, ha sido catastrófico para el empleo.

¿Cómo se puede decir que una norma funciona bien cuando se han destruido 850.000 empleos en un solo año? Más aún, la EPA también revela que donde más empleo se perdió fue, precisamente, entre los asalariados que son, obviamente, los directamente afectados por la reforma. El número de trabajadores asalariados cayó en 904.000, lo que hace del 2012 el peor año en el mercado de trabajo en toda nuestra historia, porque nunca antes, en ninguna crisis anterior, se había destruido tanto empleo en un solo ejercicio.

Para leer el artículo completo ir al siguiente enlace: La Voz de Galicia

 

Treinta mil personas piden en Ferrol el rescate del naval

La Voz de Galicia: Treinta mil ferrolanos gritan en la calle soluciones para Navantia
Una manifestación multitudinaria recorre la ciudad para exigir al Gobierno que apruebe el dique flotante
Unas treinta mil personas, según datos oficiales de la Policía Local de Ferrol, desafiaron a la lluvia y al viento esta mañana para gritar en la calle soluciones para Navantia.

Enlace a: La Voz de Galicia

elCorreoGallego.es: Treinta mil personas piden en Ferrol el rescate del naval

La comarca secunda otra manifestación histórica, en reclamación de carga de trabajo //Alcaldes de todos los partidos políticos participan en la protesta // Manifiesto del actor Javier Gutiérrez: «Nos últimos seis meses, as auxiliares perderon 1.000 empregos e antes de fin de ano poden perder outros 1.500»

Enlace a: El Correo Gallego

Fotografías: Fermín Goiriz Díaz

Galería de imaxes en: Praza Pública

Industria esencial

Por: Carlos Agulló

La Voz de Galicia, 08 de junio de 2012

Si cada uno hace su trabajo, las cosas no irán a peor. El caso es que cada cual sepa la tarea que le corresponde. Desde luego, los trabajadores del naval saben que les toca defender sus puestos de trabajo con todos los medios que la ley y el sentido común ponen a su alcance. Lo mismo que la ciudadanía sabe que ha de volver a salir a la calle el domingo para demandar la atención que merece la supervivencia de una parte de Galicia. Y para algo aún más importante: para que todo el país comprenda la dimensión que tiene un sector estratégico que está a punto de recibir el golpe de gracia.

Continuar leyendo en: La Voz de Galicia