Entrevista al presidente Rafael Correa, con cariño para mi colaboracionista de cabecera

Anuncios

¡La madre que me parió!

La exclamación nada tiene que ver con mi santa madre que, además de santa, es virginal aunque, afortunadamente para mí, solo de horóscopo. No. La cosa va de que el PP descasca la fruta y podemos ver ¡por fin!, que clase de fruta escondía tras la cáscara y de la que nos van a dar hasta el vómito si ganan las elecciones generales del 20N.
Hoy salta la noticia del intento, a propuesta del palíndromo (por mucho que diga el Sr. Arenas), de implantar la censura previa en los informativos TVE,  con el apoyo de CiU,  la vergonzosa abstención de los consejeros del PSOE, ERC y CC OO (espero una rectificación y dimisión inmediata de todos ellos especialmente los del Partido Socialista) y, afortunadamente, el voto en contra de los de UGT e IU. No me sorprende lo más mínimo la propuesta de los consejeros afines al PP ya lo intentaron en otras dos ocasiones. Tendrán que esperar a  gobernar y no duden de que será de las primeras cosas a las que  metan mano, baste recordar a la Sra. Cospedal tras una entrevista en “Los Desayunos de TVE”  con respeto a la periodista Ana Pastor (para el que no lo recuerde, se lo resumo a mi manera) ¡Ésta a la puta calle, cuando gobernemos!
No hace falta ser muy inteligente, como me dijo en cierta ocasión un lameculos de cierto escritor, para darse cuenta de que el Partido Popular, el que intentó por todos los medios a su alcance desprestigiar, no sólo a nivel estatal sino internacionalmente, toda iniciativa que partiese del Gobierno, aunque se tratara de intentar, con mayor o menor fortuna, salvar los muebles ante el acoso de los mercados, generando todavía más dudas en la clase depredadora dominante. Ese mismo PP  meterá la tijera o lo que tenga a mano en la Sanidad Pública, Enseñanza Pública, Pensiones… y todo lo que lleve la palabra público excepto para los cargos públicos (los designados a dedo, sobre todo),  faltaría más. ¡La madre que me parió! La que se nos viene encima.

Fermín Goiriz Díaz