Transportes Valdoviño, sí existió (2)

Gracias a la amabilidad de Marcos Ferreira os puedo poner unas fotos de los coches, viajeros y personal de la empresa. Los nombres de los que aparecen en ellas me los “chivó” el gran Manolo da Ramalleira que es, a su vez, uno de los personajes de las fotos.

Sobre la empresa, Manolo me dice que aunque en un principio la línea era Vilaboa-Ferrol, más tarde se prolongó hasta Cerdido. También me cuenta que Agustín y Benjamín le vendieron la empresa al propietario del café “Modelo Cubano” situado en la calle Galiano de Ferrol. Lo del nombre del café sin duda debe de tener relación con el hecho de que este señor estuvo emigrado en Cuba.

Si tenéis más datos o consideráis que hay errores en los expuestos, ya sabéis…

Primer “PEGASO” adquirido por la empresa a finales de los años 50. En verano debía de ser una gozada ir en la “terraza” del bus siempre y cuando estuvieras atento a que no te golpeara la rama de un árbol. Observar el firme de la carretera…

Manolo Villar (cobrador) y uno de los chóferes de la empresa posando con sus respectivos hijos.

Los Manolo Villar, padre e hijo, posando junto “O Diamón” en 1951 +-

Manolo Villar (Manolo da Ramalleira) sobre “A Cucaracha”, uno de los primeros coches de la empresa. El vehículo tenía una Tara de 2.000 Kg y estaba autorizado para un P.M. de 3.000.

Manolo Villar y Rapela ante un “PEGASO”  que iba desde Ferrol al Camping de Valdoviño, principios de los años 60.

Oficinas y despacho de billetes de “Los Cedeireses” nueva propietaria de Transportes Valdoviño en Ferrol (estaban situadas en la calle María, enfrente a donde hoy está la UNED). De izq. a dcha. en cuclillas aparecen: 1º (desconocido), 2º Manolo Villar (cobrador), 3º Pepe de Emilio (chófer), 4º Indalecio (cobrador), 5º (desconocido), 6º Chanín (administrativo), detrás de éstos: 1º Manolo Cerdido y 2º Prados (cobrador), de pie a la derecha, 1º Caneiro (Encargado jefe), 2º (desconocido), 3º (desconocidas), esta señora debía de ir para la playa con su hija, lo digo por el cubo de playa que llevaba la niña.

Capilla da Fame

Como podéis observar en la imagen para poder descifrar lo que pone en el cartel hay que ser, por lo menos, intérprete de jeroglíficos egipcios. Pero tranquilos que aquí estoy yo para desvelaros el contenido del panel informativo… y esto es lo que dice: “Trasladado seu emplazamento orixinal a carón do camiño antigo, cando os romeiros modificaron a súa ruta. A construcción conservada é do século XVI e debese os Andrade de San Sadurniño. Lugar de acougo espiritual e albergue de romeiros baixo a protección da Orden de Malta. Conta cun retablo de estilo Popular-Renacentista feito en pedra policromada. A interpretación popular quere ver representado nel a Fame e a Preguiza, entre dous medallóns coa efixe de Fernando de Andrade e Inés de Castro e Lanzós.” Aclaro, para gallegos y no gallegos, que “Preguiza” significa “vaga o perezosa”. Me contó mi amiga, María do Canarias, que hay un dicho popular que cuenta: ” -Preguiciña queres pan.” A lo que contesta la preguiza: “-Si señora si mo dan.” Le replica la señora: “-Pois pilla alí o coitelo.” A lo que la Preguiza responde: “-Ai non señora, non quero.” Joer, pues sí que es vaga la “tía”.

Como no sé quién tiene las llaves de la capilla para poder hacer una foto más decente del interior del templo, habrá que conformarse con ésta que saqué desde el exterior por el único hueco por donde se puede ver algo, en la puerta. Por lo escrito en el panel informativo A Fame y A Preguiza deben ser las que están en medio de los dos medallones citados en el mismo… parece que hay otra figura pero desconozco lo que representa y si tiene, también, su correspondiente nombre.

Detalle de la mirilla por la que pude hacer la foto del interior (que bueno soy co..) existente en la puerta principal y cruz de Malta que aparece en la parte posterior de la capilla. Existen otras cruces de Malta, alguna de ellas tapadas por el cemento que echaron por todo el exterior de la capilla de manera muy chapucera (con perdón). No pongo foto panorámica del templo porque más que una iglesia, monumento o como le quieran llamar, parece un bodega (sin ánimo de ofender).