Leyendo a Ratzinger

Por Fermín Goiriz Díaz

Como pueden ustedes imaginarse, el título es una de las coñas marineras de las que le gustan gastarme a mi disco duro orgánico. Porque él sabe perfectamente que no está capacitado para procesar según que cosas, lo cual no sé si es bueno o no pero es lo que hay. Cada uno tiene el cerebro que tiene y a ciertas alturas de la película va a ser muy complicado que la cosa neuronal, pueda mejorarse leyendo al Sr. Papá Emérito. Seguro que por Forcarei o en sus proximidades habrá alguno con el cerebrum adecuado para tal menester.

Vaya, menuda casualidad. Ahora que surgió Forcarei, me vino a la memoria el artículo que publican en La Voz de Galicia de hoy, escrito por mi politólogo de cabecera don Xosé Luis Barreiro Rivas quien, entre otras cosas, es un rendido admirador y lector del emérito papá, lo cual no tiene nada de malo, faltaría más.

Hoy mi politólogo se despacha contra los votantes de Tsipras en las elecciones griegas y de paso nos arenga a no cometer la misma torpeza cuando se lleven a cabo en las elecciones generales en la hispanias. Sin olvidarse, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, de loar a Mariano Rajoy por un discurso pronunciado ayer. Vamos a ver don Xosé Luis, vamos a ver, que diga usted que Mariano hizo un gran discurso es lo mismo que si yo digo que la rúa Real de Ferrol está petada de Ángeles Celestiales. Por favor, seamos un poco serios y no nos dejemos llevar por la mística, sobre todo usted al que últimamente ya le puede en exceso…Mariano no hace un buen discurso ni con la asesoría de los colegios de asesores fiscales, laborales, jurídicos, ni con el mismísimo asesoramiento del Colegio Cardenalicio, si es que existe tal cosa. Pero bueno, es usted muy libre de bailársela a quién quiera, aunque, a mí, me parece más una deuda de amistad que el análisis de un politólogo.

Respecto a la andanada que lanza contra Grecia por haber mentido falsificando sus cuentas para entrar en el euro y otras lindezas que no por ser ciertas dejan de ser, digamos malévolas. Porque, al menos en el caso del euro, sabe usted perfectamente que era un plan muy bien organizado por ciertos señores y señoras, no precisamente griegos, que tenían un interés desmedido en que Grecia entrase sí o sí en el euro. ¡Y tú lo sabes! ¿Goldman Sachs? ¿Draghi? ¿Le suenan?. Hay más nombres pero creo que es suficiente para hacerse una idea.

Respecto a la irresponsabilidad del pueblo al elegir a la coalición Syriza me parece poco fino por su parte, primero y ante todo, porque precisamente quienes han sido las víctimas de todas las tropelías político-financieras de los tahúres del Misisipi que tenemos al frente del negociado no tenían otra opción que la de votar a quienes no habían participado en el aquelarre festivo de esta estafa generalizada a la que nos están sometiendo, a los griegos y todos los demás europeos.

Venga, me despido, quede usted con su dios y yo con los míos.

La mayor humillación de la democracia

A TORRE VIXÍA

Xosé Luis Barreiro Rivas

La Voz de Galicia, 11 de junio de 2012
Por expresa decisión de los ministros de Finanzas de la eurozona, España pedirá a la Unión Europea que rescate su sistema financiero; y Bruselas aceptará ayudarnos con una cifra variable de hasta 100.000 millones de euros. La UE no intervendrá las cuentas del Estado como contrapartida a este esfuerzo, y el FMI solo actuará como supervisor técnico, aunque ambos han insistido en que este proceso no aminora, sino al contrario, el compromiso que tiene España con el Pacto de Estabilidad.

La medida es, sin duda, la única razonable entre las que cabía adoptar, y, en contra de lo que tratarán de hacernos creer el Gobierno y su prensa vicaria, pone en vía de ejecución las orientaciones y peticiones que hicieron las instituciones europeas a lo largo de los dos últimos meses, y da la razón a todos los que, en vez de comulgar con ruedas de molino -«no habrá rescate», «siempre daré la cara»-, supimos leer sin prejuicios ni temores las advertencias y datos que, excepto de la Moncloa, llegaban de todas partes.

Continuar leyendo en: La Voz de Galica

Así no puedo descansar, señor Barreiro

No hay manera de que el Sr. Xosé Luis Barreiro no venga a fastidiarme el merecido descanso del que disfruto todo el año y, como siempre, esto ocurre cuando el exvicepresidente de la Xunta de Galicia se pone a largar de la cosa de la religión. Quede claro que está en su derecho de hacerlo, faltaría más… pero como considero que tengo el mismo derecho que él a opinar lo hago, eso sí, sin birrete ni citas en latín, ni otras gaitas que adornan (en algunos casos) su tránsito hacia una vida mejor ¡Ojalá! (es una putadilla que si uno se suicida no pueda disfrutar del paraíso…. Sería la hostia ver a todo dios colgado de una maciñeira o de un eucalipto…).
Bueno, voy a intentar ser serio y no dejarme arrastrar por mi disperso cerebro y escribir un artículo por lo menos tan digno como los que escribe un colega suyo en las páginas de opinión de la Voz de Galicia que también tiene birrete pero que, sin embargo, no logra ocultar sus fobias, por mucho que utilice en sus argumentos una lista apabullante de autores y libros (supongo que leídos), como si necesitase tal cosa para darle mayor valor a sus opiniones o, quién sabe, por inseguridad.
Mire usted señor Barreiro, como bien sabe, yo, como la inmensa mayoría de los europeos, soy tan cristiano en lo cultural como lo pueda ser usted o el cura que ejerce de Jefe del Estado del Vaticano que, si no recuerdo mal, (yo no leo, no tengo tiempo… ni me pagan), existe por obra y gracia de Benito Mussolini (mal vamos) tras la firma de los llamados Tratados Lateranenses o Tratados de Letrán en 1929, ya sé que la cosa es mucho más compleja como para despachar el asunto en un par de líneas pero lo dejo ahí.
Dice usted que solo la iglesia católica es capaz de movilizar a más de un millón de jóvenes para reunirse con el presidente del estado más marxista leninista (lo de la paloma no me lo creo) que existe en la tierra y, además, sin que ello produzca pánico en el Ministerio de Interior al tener que lidiar con semejante gentío llegado de todos los rincones del planeta y parte de Somalia porque como es bien sabido los jóvenes cristianos no beben, ni fuman porros, ni violan, ni roban ¡son todos unos santos!…
Pues, con mi permiso, le digo que la Srta. o señora Lady Gaga hizo lo mismo hace pocas fechas en Roma sin mayores incidencias y hace ya algún tiempo más, en Río de Janeiro, los Rolling Stones también reunieron a más de un millón de personas, y también sin mayores incidencias que las habituales en una gran ciudad… Conste que tampoco lo entiendo, pero ese es otro tema.
También le quiero decir que esos jóvenes -que por mí pueden venir a España cuando les pete, yo particularmente no tengo queja alguna en los dos encuentros que tuve con ellos, uno en Burgos y otro en León- pueden creer en Dios o en un Pelouro,  no me meto con las creencias de cada cual… que como bien dice usted “no solo de pan vive el hombre“. Pero si le diré que me chocó ver a jóvenes y no tan jóvenes por ambas ciudades camino del gran encuentro con el sumo sacerdote impidiéndome literalmente pasear por la plaza de la catedral de Burgos blandiendo sus respectivos pabellones nacionales de manera bastante intimidante, mientras vehículos antidisturbios de la Policia Nacional patrullaban la ciudad por si veían a algún “perro flauta” ¿supongo? … O las paredes de muchos edificios de la ciudad de León llenas de hermosas cruces pintadas en ellas… No mencionaré nada sobre el alcohol porque todo el mundo sabe que solo beben cerveza SIN y no voy  a ser yo quien diga lo contrario… seguramente los que iban borrachos eran musulmanes que ya se sabe… o quizá yo.
¡Joer! Acabo de darme cuenta de que me está saliendo un escrito demasiado largo voy a ir parando y para ello termino con unas preguntas ¿Qué es una laicidad mal entendida? ¿Quién persigue a la Iglesia Católica? ¿Cómo puede ser que los “peregrinos” con estandarte de países donde, según dicen, la mayoría de la gente tiene serias dificultades para comer una vez al día abarroten el centro de Burgos o León? Non me cadra moito… pero bueno, lo dicho ¡Bienvenidos, pero así no! Ah! Y visite usted, si quiere, por ejemplo esta página http://www.iglesiadebasedemadrid.org, que también son cristianos y católicos…

Por Fermín Goiriz Díaz

El arte de embrutecer

En el artículo que el señor Don Xosé Luis Barreiro Rivas publica hoy en La Voz de Galicia sale a relucir en exceso, al menos en mi opinión,  su paso por el Seminario Menor de Santiago. Don Xosé Luis es un hombre sin duda de gran cultura al que leo frecuentemente y con el que coincido en muchas ocasiones en sus análisis sobre política gallega… Pero me desarma totalmente cuando toca el tema religioso, es como si se viese en la obligación de transmitir lo que Víctor Hugo llamaba el arte de embrutecer por parte de los clérigos de los distintos cultos que, habiendo sido ellos mismos sometidos a la mutilación de la inteligencia, necesitan practicarla después de haberla sufrido. Para finalizar, me gustaría hacer una petición al señor Barreiro… que se dedique a hacerme disfrutar con sus comentarios políticos y que no me encabrone con los religiosos, así yo podré seguir con mis conachadas… bueno y sino también, evidentemente.