Se fue serenamente

Pitusacaruncho

Nos conocimos hace más de veinte años y aunque no tuvimos una relación de estar en contacto diariamente. Sí nos unió algo especial que hizo que entendiéramos muy bien lo que sentíamos cada una de nosotros.

A Carmen acababan de detectarle un cáncer de mama que ella aceptó con una valentía y un coraje que asombraba a todos los que, en esos momentos, formábamos parte de su grupo de amigos. Operaciones, radioterapia, quimioterapia, todo lo hacia con la esperanza de que se iba a curar . Nunca dejó que la enfermedad la doblegase, siguió saliendo de vacaciones con su inseparable Juan y, cuando venían los malos momentos, vuelta al hospital y a empezar de nuevo con energías renovadas. Ni una mala cara, ni un mal gesto, había que tirar del carro y ella tiraba como nadie.

Después de unos pocos años, yo viví una situación similar. Mi cáncer era de…

Ver la entrada original 204 palabras más

Anuncios