El chiste del día

-Camarero, un Montilla, por favor

-¿Muy frío, señor?

-No, en inglete y de rodillas, por favor

-Perdone usted, caballero… No le comprendo

-Yo tampoco, es que soy gallego, sabe usted.

P.D.

El president Montilla pide disculpas a los gallegos “que puedan sentirse ofendidos” por la alusión realizada este miércoles en el Parlament cuando, desde la tribuna se dirigió al grupo de  CiU afirmando que ”hacen de gallegos en Madrid. No sabemos si suben o bajan” en el debate de la reforma laboral por su falta de posicionamiento sobre la misma. Pues vale, señor Presidente… por mi parte queda usted disculpado, que no justificado. Todavía estoy esperando las disculpas de mi política preferida. La encantadora y lenguaraz,  Rosa Díez.

Toros no, correbous sí

En el mes de marzo escribí una entrada titulada “Toros sí, toros no”, en la que, entre otras consideraciones decía lo siguiente Parece como si la simple discusión sobre el tema fuese cosa única y exclusiva de los nacionalistas que lo que quieren es reventar la llamada “Fiesta Nacional”  precisamente por  lo de “Nacional”. Por qué, me pregunto, cuando el Parlamento de Canarias aprobó una ley que prohibía las corridas nadie puso reparo alguno, ni vio en esa ley una afrenta para el resto de  España.” Bien, pues después de conocer la noticia de que el Parlament de Catalunya ha aprobado una proposición de ley que blinda los “correbous” me desdigo de lo dicho y me apunto al carro de los que opinaban que la prohibición de las corridas de toros era por ser la “Fiesta Nacional”. Porque no pretenderán los señores parlamentarios catalanes que por el hecho de no matar al toro, los “correbous” dejan de ser otra salvajada tan indigna como lo pueda ser la que ocurre en el albero de cualquier plaza de toros, claro que el negocio de los “correbous” está en manos de catalanes y esos votan en las elecciones al Parlament. También escribía lo siguiente “Decidan lo que decidan voy a seguir sin asistir a corrida alguna. De todas formas,  quiero decir que lo ideal sería dejar que la tauromaquia (en Cataluña solamente se celebran 16 festejos al año), fuese desapareciendo porque la gente pasa de un espectáculo al que nadie obliga a asistir y no por una prohibición más… otra más.” De esto último no me desdigo.

El mejor amigo del hombre

Hay quien dice que el perro el es mejor amigo del hombre, yo tengo mis dudas. Aunque se calcula que el hombre y el lobo, ancestro de nuestros perros,  se pusieron de acuerdo para convivir hace ya unos 15.000 años. Lo cual les da, sin duda, cierto estatus… No lo es menos que,  cuando el hombre se vuelve sedentario gracias al incipiente desarrollo de la agricultura (hace de esto unos 10.000 años), cerdo y humano establecen una relación cuasi simbiótica. Aun hoy, como en la prehistoria, podemos ver a los cerdos circular libremente por muchos pueblos de cualquier esquina de la Tierra en perfecta armonía con el “bicho superior”. Su carne siempre fue apreciada por la mayoría de los habitantes del planeta, pero la religión judía y musulmana prohíben utilizarla como alimento “Ni puerco: porque tiene uña hendida, mas no rumia, os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos.” (Deuteronomio, XIV, 8);  “El animal encontrado muerto, la sangre, la carne de cerdo… (Corán, 5, 4). Generalmente se admite que la razón por la que se decretó intocable al cerdo está ligada al hecho de que es un animal omnívoro, lo que conlleva que también aprovecha para su alimentación los excrementos de otros animales, por lo que puede ser portador de gérmenes patógenos para los hombres. Dicho todo esto, de lo que no tengo duda, es que sin nuestro amigo el cerdo, no sé cómo nos habría ido…

Os pongo dos fotos de una “porca celta” que vive en semilibertad en un bosque de nuestra parroquia.