Los Mandarines

Les Mandarins - fotografía por fermín goiriz díaz, julio 2013 (Medium)

Anuncios

En el “marché”

Hoy, para que esto no se muera por inanición voy a colgar unas fotos hechas ayer en el “marché”  (mercado) que se celebra todos los sábados en el que en su tiempo fue el campo de “La Lice”*, donde se celebraban  torneos mediaveles y otros acontecimientos de la época y que desde 1662 se estableció como mercado permanente para el abastecimientos de los reneses o cómo se diga el gentilicio de los “rennais” en español. En el último tercio del siglo XIX se encarga al arquitecto Jean-Baptiste Martenot el proyecto de “Les Halles” (naves del mercado) y que son denominadas oficialmente “les halles de Martenot”. Hoy en día sólo se celebra mercado los sábados, utilizándose la nave el resto de los días de la semana como centro de exposiciones, conciertos, etc, etc. Visita obligada si tenéis la oportunidad de pasar por Rennes, por el mercado en sí, por el ambiente y por estar situado en Les Lices, uno de los lugares con mayor encanto de la ciudad.

Sin más literatura paso a colgar las fotos y me despido hasta dentro de unos cuantos días, si, como ya os conté, mi agenda me da un respiro.

*Campo de los lances (traducción del menda, sin encomendarse ni…)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Unas fotos desde Rennes

Queridas mías y ustedes los otros, por cuestiones que no les voy a contar estoy en la France, más concretamente en Bretaña y tengo tal cantidad de compromisos que apenas dispongo de unos minutos libres para abrevar esta cosa. Así que aprovecho un hueco de mi ajetreada agenda para colgar unas fotos hechas en Rennes para que mi ausencia no os produzca un síndrome de abstinencia que pueda llevaros a cometer cualquier tontería (me refiero a vosotras claro, los otros que se apañen como puedan). Hasta pronto, si dios y la autoridad competente así lo consideran.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bañistas no muy académicas – Des Baigneuses pas très académiques

Hace aproximadamente dos semanas que no escribo o coloco una foto en esta cosa. La causa de esta dejadez se llama Antoine, mi nieto, y sus padres que tuvieron que soportarnos durante unos días allá en la France. Hay días que son eternos y semanas que duran segundos ¡Qué le vamos a hacer!

Para esta “rentrée bloguera” y para darme algun tiempo para desordenar todavía más mis dos priviligiadas neuronas os dejo unas fotografías de las esculturas realizadas, en bronce pintado, por el artista francés Gérard Collin-Thiébaut situadas en la Place de Bretagne en Rennes, cuatro réplicas de estatuas del Louvre cuyo autor fue Christophe-Gabriel Allegrain. El zócalo, en granito gris y los proyectores de agua, que sirven de base a las esculturas, son obra del arquitecto francés Dominique Brard.

Chrysalide (Sylvain Dubuisson 1994)

Fuente dedicada a los que sólo la eternidad unió (Rennes – Bretaña)

“Ella pasa un brazo bajo la nuca de Tristán y el otro, pienso, lo posa sobre él.  Lo apretaba fuertemente contra ella  y también lo rodeaba con sus brazos. No disimulaban su afecto. Sus bocas casi se tocaban pero había, sin embargo,  un espacio entre ellas de forma que no se juntaban. Ni un soplo de viento, ni una hoja temblorosa. Un rayo de sol caía sobre el rostro de Iseo, que brillaba como el cristal.”

Béroul (poeta, siglo XII)

Ella lo estrecha entre sus brazos y se tumba a su lado. Le besa la boca, el rostro y lo mantiene estrechamente abrazado. Se tiende, cuerpo contra cuerpo, boca contra boca, y rinde su alma. Muere así a su lado del dolor causado por su muerte. Tristán murió de amor por Isolda que no pudo llegar a tiempo. Tristán murió de amor por ella y la bella Isolda por ternura hacia él.

Thomas (poeta, sigloXII)

P.D.

Espero no haber hecho un destrozo al traducir lo escrito en la placa “base” de la escultura. Una cosa es saber más o menos francés y otra saber traducir debidamente un texto.