Capela de San Martiño de Marnela

Como ven sendo habitual nos últimos tempos (non dou feito con tantos “autocompromisos”), esta vez non cheguei a tempo para tirar unhas fotos da solemne procesión tras a misa en honor do Patrón de Marnela, Santo que ten moitos devotos na nosa parroquia, sobor de todo en Marnela. San Martiño, patrón dos taberneiros, dos borracho… (un dos seus milagres din que era o de convertir a auga en viño), dos soldados (sobor de todo dos que iban a cabalo), dos sastres, dos mendigos… Din que é moi milagreiro para curar os cólicos infantís i a disentería. Na Parroquia de Marnela a súa imaxe está representada como bispo coa mitra e o báculo… En outros lugares a súa figura imita a dun lexionario romano tanto montando a cabalo coma a pé. As veces tamén aparece cunha oca a seu carón, hai quen dí que a imaxe da oca era unha pervivencia dos ritos pagáns, xa que a oca era o atributo habitual do deus Marte. Ben, menos rollo e aí vos deixo unhas fotos do interior da capela e das imaxes relixosas esistentes na mesma, do retablo policromado i da pila da auga bendita.

Anuncios

O Narducho faenando por Pantín

No conozco al patrón del Narducho, pero el hombre me cae bien (cosas raras de la vida), me gusta ver su barco faenando mientras yo desayuno plácidamente en el jardín (si a alguno le jode, lo siento por él). Su color rojo, como los Ferrari, lo hace inconfundible y da colorido al verde, azul o gris del mar, depende del día. A veces, sobre todo si voy a pescar (raro, raro, raro), me pregunto si ya pasaría el Narducho a recoger “cosecha” y si valdría la pena ir ¡éste xa me deixou o mar valeiro! (me digo) Pero da lo mismo, él vive de la pesca y lo mío es un mero pasatiempo…

La foto del mes de agosto

No me queda otra que reconocer que lo que llevamos de mes fue un pequeño desastre, en lo que al tiempo se refiere. A mí, particularmente, no me importa demasiado que no tengamos mucho Sol, pero no dejo de reconocer que es una “putadilla” para casi toda la gente que nos vino a visitar, para hosteleros y surferos, que tampoco tuvieron muchos días para disfrutar de la olas. En fin, paciencia y esperemos que la cosa mejore en estos días que quedan de verano, que no son muchos ya.