Los secretos de la diplomacia de Estados Unidos

De momento y a no ser que los “papeles” obtenidos por Wikileaks,  me descubran algo nuevo, creo que todo es sabido… De hecho, yo tengo más información que la que puedan tener todas las Agencias de Información de todos los países del mundo – incluida la del Vaticano – juntas. El problema es que son de tan “Altísimo Secreto” que mi vida estaría en serio riesgo de mantener la verticalidad y, por eso, me las guardo en recortes de periódico. De todas formas no está de más que ciertas cosas se vayan sabiendo. Como, por ejemplo, que al señor Berlusconi, que además de ser un irresponsable, le privan las caralladas; que mesiú Sarkozy  es susceptible y autoritario; que Dimitri Medvedev es el Robin del Batman Putin; que Israel y el lobby judio en USA tienen más poder que el propio presidente de EE.UU.  (hoy voy a tener unas cuantas visitas extras… Un consejo, si ven que no tienen muchas visitas en sus blog pongan las palabras judío, Israel, Palestina… y observen como aumentan estas); que China se está convirtiendo en el nuevo jefe de la “Cosa Nostra” mundial… Y bla,bla,bla. Pero hay algo que para mí es imperdonable… que no nos  haya sido desvelado ¿Quién mató a Kennedy?

Dominó diabólico por Fernando Vallespín (El País.com 26/11/2010)

“…Para muestra un botón, Mariano Rajoy y, en general, los portavoces del PP. Hasta ahora se venían limitando a ocultar su programa y a esperar que el Gobierno se hundiera solo en el pantano de la crisis económica.Pero después de las declaraciones de González Pons el pasado miércoles insinuando claramente que el Gobierno mentía en sus cifras, el Partido Popular ya no se limita a ponerle la zancadilla, está empujando a toda España por el precipicio. Y refleja una de las más zafias expresiones partidistas en contra del interés general oídas hasta ahora en este santo país. Por cierto, la subsiguiente reafirmación de su patriotismo español fue un magnífico ejemplo de excusatio non petita.”

leer artículo completo pinchando en el siguiente enlace Dominó diabólico · ELPAÍS.com

La deslealtad como arma electoral

Está claro que esta derecha española no puede soportar el papel que las urnas le ha otorgado… ser oposición. No entienden. O sí. Pero no terminan de aceptar que unas puñeteras urnas llenas de papeles les puedan quitar lo que consideran legítimamente suyo ¡El poder! Y para recuperarlo no dudan en utilizar la deslealtad… Eso sí ¡Por patriotismo!