Ser honrado no sale a cuenta – por Pitusa Caruncho

Ya pasaron las elecciones andaluzas, en las que el PP obtuvo un resultado bastante peor de lo esperado y, por lo tanto, el Gobierno se ha atrevido a aprobar los presupuestos generales del Estado. Unas cuentas que, según los propios integrantes del ejecutivo, son las más restrictivas de la historia de la democracia.

Sin haber profundizado demasiado en los distintos apartados de los presupuestos, sí hay uno que me llamó poderosamente la atención y es el que se refiere a la concesión de una amnistía fiscal para aquellos que defraudaron a la Hacienda pública que, si no estoy mal informada es un delito o, cuando menos, una falta administrativa.

En un panorama de crisis brutal como el que vivimos, en donde se recortan millones de euros en todos y cada uno de los ministerios, con el consiguiente impacto que esto tendrá en la ciudadanía, en forma de supresión de servicios, obras, subvenciones, etc. Con un acoso, si se puede llamar así, sin precedentes a los funcionarios que han de trabajar más horas para cobrar menos; con subidas importantes en los recibos de la luz o el gas, por mencionar sólo alguna de las consecuencias inmediatas de la austeridad que propone el ejecutivo, nos encontramos con una paradoja y es que, ni más ni menos, se va a perdonar la deuda a aquellos que han incumplido sus obligaciones tributarias.
Para seguir leyendo pinchar Aquí

Ferrolterra contra la reforma laboral

Miles de personas recorrieron las calles de Ferrol en la, posiblemente, mayor manifestación que se recuerde en años en la ciudad. No voy a entrar en si eran 60.000 ó 30.000 los participantes simplemente porque no lo sé, pero si en la Plaza de Armas a tope de personal, según datos que poseo y que un amigo nos recordó hoy, caben 15.000 personas les puedo asegurar que entre las que no pudieron llegar a la plaza y las personas que aborrotaban los aledaños no me parece exagerado afirmar que había más de 35.000 manifestantes a los que habría que sumar los participantes en la manifestación convocada en solitario por la CIG, celebrada hora y media más tarde, en la que  participaron alrededor de 10.000 simpatizantes… Pero insisto es lo de menos, me da igual 10.000 arriba o abajo; el clamor popular (el otro, el del pueblo), no deja lugar a dudas, no aprueban una reforma en la que única y exclusivamente se machaca a la clase trabajadora, a la que se despoja de todos sus derechos.

Puede ser que la famosa “troika”, al servicio del sistema financiero, que gobierna en Europa exija sacrificios y que no haya otra alternativa que tragar sapos o romper (según los “técnicos” sería peor) la baraja y tirar por la calle del medio. Vale, pues aceptemos que esto es así (que no me lo creo, pero bueno…), hagan las reformas que sean precisas pero tras sentarse una, dos, tres y veinte veces si es necesario con los tan denostados sindicatos y traten de alcanzar ustedes un acuerdo que contente a ambas partes, cediendo unos y otros hasta el límite máximo que pueda cada uno de los bandos… Porque,  lo que no se puede admitir bajo ningún concepto es que recaigan todos los sacrificios sobre las clases más desfavorecidas y las clases medias… O nos sacrificamos todos o no hay tu tía o sí, pero sin la siempre deseable colaboración de los sindicatos y, en ese caso, la cosa puede tomar un cariz de imprevisibles consecuencias…

Sacrificios, vale, ¡PERO TODOS!

Por Fermín Goiriz Díaz

Ahí os quedan unas fotos de la jornada de protesta

Cita excepcional sobre el cielo de Cedeira

Venus y Júpiter, los dos planetas más brillantes del cielo, nos ofrecieron la perspectiva de estar a tiro de piedra de la Luna creciente sobre el horizonte, al oeste de la ría de Cedeira. Y para que quede constancia bloguera del hecho, cuelgo un par de fotos de la conjunción de los dos astros con nuestro satélite.
En la primera foto podéis observar a la Luna y a Venus destacando sobre todos los demás astros que el objetivo de la cámara capturó y en la segunda a Júpiter (abajo), la Luna (centro) y Venus (arriba).