Unas fotos de Viveiro

Hacía años, demasiados, que no me daba una vuelta por Viveiro, grave error, sin duda,  no haberlo hecho. Prometo visitar la zona con más frecuencia… lo merece. El mayor problema es la carretera que va desde Ferrol por la costa ¡LAMENTABLE!

Anuncios

Mosteiro de Valdeflores – Monasterio de Valdeflores, Viveiro

Leyenda

Cuenta la leyenda, que cerca de la desembocadura del Río Landro, en la zona conocida como Xunqueira, llamada así por estar poblada de  juncos, apareció una de estas plantas cubierta de flores en pleno invierno, manteniéndose así largo tiempo. Por ese motivo al lugar donde se encuentra el monasterio se le denomine Valdeflores . Un año después, estando un labrador en sus labores del campo, oyó una voz que procedía del centro de la tierra, pero el campesino no hizo caso hasta que la voz se repitió insistentemente y apareció la imagen de la Virgen. La citada imagen fue trasladada en procesión a Viveiro y depositada en una capilla, pero al día siguiente, la imagen desapareció y fue  encontrada de nuevo en el valle de A Xunqueira, sobre una roca que se encontraba donde está ahora el altar mayor de la Iglesia del convento.

Monasterio de Valdeflores – Mosteiro de Valdeflores

Construido a finales del siglo IV, de trazos románicos y góticos. Primero se levantó la iglesia, ligada a la imagen de la Virgen de Valdeflores. Al pie de la ermita se edificó el monasterio, del que se sabe que ya existía en el año 1406. Se realizaron obras en el año 1550 a las que contribuyó el Concello de Viveiro. Remodelado también en el siglo XVIII y recientemente, en el primer tercio del siglo XX, se realizaron obras de modernización del noviciado; instalación de luz eléctrica, bomba de agua y locutorio. La torre del campanario la realizó J. Cao en el año 1618, tomando como referencia  los trazos y la altura del campanario del desaparecido monasterio de Santo Domingo de Viveiro. En la parte sur del convento, entrada a la Iglesia con una portada ojival de arco interno en forma de trébol y ornamentación románica. Arcos sostenidos por dos columnas y jamba, con capiteles de hojas. En la parte superior una escultura de Santo Domingo, procedente del desaparecido monasterio dominico de Viveiro y atribuida al escultor Sarmiento.  El interior del templo consta de una sola nave, presbiterio y coro bajo y alto al fondo. Arco de entrada al presbiterio apuntalado sobre columnas pareadas antiquísimas. En el lado derecho, capiteles de hojas y en el izquierdo, parejas de animales, ambos de estilo románico. Retablo moderno en cuyo centro se venera la imagen de nuestra Señora de Valdeflores, tres bajorrelieves antiguos con escenas de la aparición de la virgen y seis figuras santos dominicos bajo doseles. Detrás del retablo existen restos de pintura mural antigua en la que se puede apreciar las Tres Marías. Entre el mobiliario destaca un  órgano del siglo XVIII y un venerado Lignum Crucis traído de Jerusalén por la beata Constanza de Castro

(Fuente: Panel informativo en el exterior del convento)