Los cerdos no causan la gripe

Era lo que me faltaba por oír … que se le llame a una infección vírica “gripe porcina”. Como defensor a ultranza del animal totémico por excelencia de los gallegos y de otros pueblos… considero un ataque frontal a una especie que, para su desgracia, fue y todavía sigue siendo la que más hizo por la supervivencia de la nuestra. Por qué no se le llama a esta gripe por el nombre del virus (o lo que sea) que la provoca o, por qué no, gripe del 2009. A la del 18 (1918) la llamaron “gripe española” , lo que tampoco tenía fundamento alguno. Por motivos religiosos algunos países, o al menos uno, recomienda utilizar el término “gripe mexicana”. Qué pasa? Son los mexicanos los causantes de la enfermedad o meras víctimas del “bichito” cabroncete ese que nos tiene a todos algo acojonadillos. Seamos serios y no endilguemos culpas a quien no las tiene ¡Viva el cerdo! Y, si es ibérico… mejor.

20-03-2009-f-goiriz-006

Con tristeza

Pensé y creía que en Galicia la gente ruin y miserable de la que se habla en ciertos libros, sobre todo de finales del siglo XIX y principios del XX era eso, historia. Pero, para mi asombro, veo que todavía quedan esos ramalazos de aldeano analfabeto e ignorante. Ignorante y desconfiado que cree que todo aquel que le beneficia de buena fe es porque es tonto. Pero cuando el tonto deja de aportar el beneficio que el ignorante considera suyo de por vida, no duda en utilizar la calumnia… si es que no tiene otra alternativa a ella, más contundente. Nunca te dirá en la cara lo que está maquinando mientras le quede un segundo para ordeñar su “vaca”, en ese preciso momento y, evidentemente, sin testigos, te increpará por tu comportamiento durante el tiempo que estuviste dando leche… le salías más cara que no tenerte, los daños producidos en la cuadra nunca compensarán los ingresos obtenidos o, porque no, comías el forraje de su propia cuadra. Luego poco a poco, primero entre los suyos, irá divulgando las desgracias causadas por el “tonto” del que, gracias a Dios, ya se deshizo, porque si continúa un día más lo deja sin nada… Los suyos, incluso si no creen del todo la historia, pero dada su pertenencia al “clan” o “castro” irán relatando asombrados como la “vaca tonta” además de no dar leche… robaba.

Hoy me apetece escribir

No todos los días uno tiene ganas de ponerse a escribir. Hoy es uno de esos en los que sí, me apetece. Lo curioso es que mientras lo estoy haciendo (ahora) no sé todavía lo que pretendo relatar… sigo dándole a las teclas y a ver que pasa.
Concluida la Semana Santa (vaya nombre para referirse al martirio de un hombre) y la tradicional romería de Chamorro que pone fin, en Ferrol, a esta mezcla de devoción religiosa, espectáculo teatral y de mortificación sonora de trompetas y tambores que, en algún momento, si cierras los ojos, muy cerrados ¡eh! no cerraditos… crees escuchar la “Marcha al Suplicio” de la Sinfonía Fantástica de Berlioz. Recuerdo haber insistido en lo de cerrar los ojos.
Bueno, pues terminado el espectáculo, todo vuelve a la normalidad. La mía, por ejemplo, no es otra que la de procurar ahorrar un poco más  dinero del que ahorro (cosa complicada por donde se mire) con vistas a que el próximo año, si es que existe tal cosa, irme por estas fechas a un parque eólico lo más remoto posible y dedicarme a escuchar el monótono fungar (rugir) zas,zas,zas… de las aspas al girar. O sea, algo más relajante que las trompetas, tambores y sucedáneos que reinan en Semana Santa.
Vaya, pues si que he escrito… no sé muy bien qué, pero ahí lo dejo.