¿Será éste el último Pantín Classic de la historia?

Si no perdí toda mi capacidad de olfato este año será, probablemente, la última vez que se celebre el campeonato de surf en nuestra playa. La “factoría” de olas que vociferaba el señor Irisarri a los cuatro vientos parece ser que dejó de ser suficiente motivo para la celebración de la renombrada prueba. No sé si son intereses localistas, meramente comerciales o ambas cosas a la vez. Pero el que se elija Doniños como segunda sede por si fallan las ondas en Pantín me parece ridículo y un poco “sospechoso”. Además, por lo que sea, haya o no haya olas… ya está decidido que uno de los días de la competición se desarrolle en el arenal ferrolano, por lo que, entiendo yo, no sólo es un problema de las olas que vienen y van, eso es secundario, la puñetera “pasta” entra en juego. A mí, que conste, me perjudica bastante que celebréis la prueba en Pantín… incluso diría que me molestáis. Copáis los aparcamientos públicos, mientras los de siempre tenemos que buscarnos la vida, acotáis una zona del arenal, impedís la circulación en un sentido por la pista paralela al paseo, y no gastáis un duro en la zona, etcétera. Me parece bastante indecente vuestra actitud y es por ello que os deseo un rotundo fracaso y que Neptuno convierta el océano Atlántico en una ría durante todo el mes de agosto como castigo a vuestro afán mercantil ¡dónde está el romanticismo inicial!

Leer noticia en La Voz de Galicia

Reflexionando

Bueno, reflexionando, reflexionando, lo que se dice reflexionando no es verdad del todo. Mi capacidad para ello ya está muy limitada, si es que alguna vez la tuve. Así que, digamos, que lo estoy intentando, lo cual, conociendo mis limitaciones… tampoco está mal. Y estos días estuve dándole al magín al conocer la noticia de que no sé cuántos chorizos españoles tenían unos ocho mil millones de euros a buen recaudo en un banco suizo para, no veo otra intención, evitar declarar y pagar los impuestos correspondientes a la empresa de la que soy uno de sus accionistas… LA HACIENDA PÚBLICA. Por lo tanto, esos señores me han robado a mí y a ustedes… Hasta ahí lo conocido por todos. Pero me falta saber una cosa sobre el asunto ¿quiénes son? Quiero nombres y apellidos, no me basta con que se les conmine a abonar lo defraudado con los correspondientes intereses, como parece ser que es lo que se va a hacer, leyendo las declaraciones de la vicepresidenta Elena Salgado ¡No! Vicepresidenta, así ¡no! Me da igual que se tarde diez o veinte años en cobrar lo chorizado por estos elementos. Pero quiero saber quiénes son, a qué se dedican, de dónde procedía ese dinero y cómo llegó a Suiza. Lo que usted pretende, Sra. Vicepresidenta, es conceder una amnistía a unos presuntos delincuentes sin pasar previamente por los tribunales correspondientes y, de paso, invitarles a que continúen evadiendo dinero.

El ataque de las sotanas

Estaba convencida de que mi capacidad de asombro en cuanto a la iglesia católica y sus miembros había tocado techo pero, miren ustedes que no. Ni siquiera tienen la elegancia de respetar a los muertos. Me refiero, concretamente, al recientemente fallecido Premio Nobel de Literatura, José Saramago,  a quien atacaron duramente nada más conocer su fallecimiento. Aunque estoy segura de que a él no le habría importado lo más mínimo. Pero es que, además, intentan ofenderlo con afirmaciones que para nada resultan ofensivas. Me explico, el rotativo vespertino de la Santa Sede publicó el pasado sábado un artículo firmado por Claudio Toscani, en el que, entre otras lindezas, califica a José Saramago de antirreligioso y marxista y yo me pregunto ¿y qué? También era alto y llevaba gafas y nadie va a criticarlo por eso. Lo de ser más o menos religioso, o nada, es una opción personal y no digamos ya la ideología política. O es que todo aquel que no “comulga” con los preceptos de la iglesia católica merece menos respeto que los que sí lo hacen aunque solo sea de “boquilla” y luego sus actitudes dejen mucho que desear. A buen entendedor…

Pitusa C. R.

Apabullante dominio de la selección española ante la asustada selección helvética

Magnífico  partido el que nos ha brindado nuestra selección ante el conjunto suizo. Durante la primera parte del match  La Roja fue dueña y señora del juego en todo momento. Suiza, agazapada en su área, bastante tuvo con capear el temporal que se le venía encima.

La segunda parte fue un calco de la primera, así que ya no les cuento nada más…

Resultado final:  España 0 – Suiza 1

Incitando a las pasiones bajas

Sin duda el último lugar en el que podía imaginarme semejante afrenta a las buenas costumbres era en el “Feirón de Cedeira” celebrado el domingo pasado ¡Por dios! ¡A dónde vamos a llegar! (esto se va pareciendo a un artículo de cierta prensa de los años 40 ó 50… Porque ahora ya no existe ese tipo de prensa ¿no?), continúo… Como todo el mundo sabe, las pasiones pueden ser la causa de la perdición del hombre. A un hombre puede perderle la pasión del juego, la bebida o las mujeres… cosa disculpable hasta cierto límite. Pero, lo que ya no se puede consentir es que ese hombre, débil por naturaleza, sea incitado a las pasiones bajas en un mercadillo al que, cándidamente, va a comprar unas inocentes zanahorias acompañado de su esposa ¡dios mío!

P.D.

Por si alguno no se enteró, esto es una coña (broma).

Atardecer y noche sobre Pantín

Aunque parezca lo contrario la primera foto está hecha a las 21:14 y la segunda a las 22:43 cuando el Sol ya hacía un rato que se había acostado… cosas de esta extraña primavera.

Es la guerra!!

Una guerra sin muertes, creo… que tampoco estoy muy seguro de que sea así. Una guerra de la que ya se sabe quienes son los ganadores y quienes los perdedores. Los ganadores son un ente abstracto sin vínculos con estado alguno, no los necesitan para llevar a cabo sus fines; y sus fines no son otra cosa que dominar… simple y llanamente el mundo. Utilizan para ello a los gobiernos títeres, curiosamente elegidos democráticamente por los perdedores. Estos gobiernos democráticamente elegidos deberán vigilar, so pena de ser literalmente borrados de sus listas, de que ninguno de sus súbditos piense mucho por su cuenta y menos que actúe… bueno, si son cuatro o cinco no pasa nada, se les aplica una ración doble de tertulias plurales… radiofónicas o televisivas y a otra cosa.

Estoy intrigado

Resulta que desde hace unos días, con motivo del inicio de la fase final del campeonato mundial de fútbol que se celebra en Sudáfrica, todos los medios de comunicación en sus distintos formatos, sin excepción,  me informan puntualmente de los pormenores de la vida de los futbolistas y demás miembros de la expedición, incluido el señor ese que va con un bombo. Que si se levantan a las ocho, que si desayunan jamón serrano o de jabugo, que si el delantero centro está casado con fulanita de tal o el defensa central tiene tres hijos reconocidos y dos en paradero desconocido, que el entrenador es de Salamanca porque resulta que fue allí donde nació, que si… En fin, que sólo me falta saber a que hora hacen pipí o “cacá” (por la rima), o ambas cosas a la vez. Me intriga la cuestión… A no ser que estén exentos de esos menesteres y por eso no me lo cuentan… ¡Plastas coño!

40 de Maio e chove – 40 de mayo y llueve

Ata os cumios ¡Choiva! Tesme. ¡Bendita sexas! De todos os xeitos. Pero poderías ir indo para á banda de Laíño ou á de Lestrove ou o quinto pino e darme un respiro. ¡Por favor! Pídocho… Vai dar unha voltiña o máis lonxe que poidas… Pero non esquezas volver, que sen ti… tampouco vivo.

Sinvergüenzas!!

Podría utilizar un adjetivo más contundente y gráfico para expresar lo que realmente pienso en estos momentos de vosotros pero lo voy a dejar así ¡SINVERGÜENZAS! Estaba leyendo El País.com cuando veo lo siguiente “Cameron advierte de que la crisis cambiará el “modo de vida” de los Británicos durante muchos años”. En este caso la noticia sobre la crisis hace referencia a los británicos, pero la pueden ustedes localizar en el país que quieran y poner en boca del político que deseen… También dice el “Primer Minister” de su Graciosa Majestad que el país (Gran Bretaña) ha estado “viviendo por encima de sus posibilidades”. A quién coño se refiere el Sr. Cameron ¿A los banqueros de la City? No, que no teman estos señores, a quien se refiere es a ustedes, a los trabajadores, a los parados, a los pensionistas, a los desheredados… a mí, vamos, a los inocentes pringaos de siempre. Lo curioso de todo esto es que terminamos por creer que sí, que la culpa es nuestra y que, por lo tanto, debemos de ser nosotros los que resolvamos el desaguisado ¡SINVERGÜENZAS!

La cena

El viernes, una vez al año no hace daño, nos fuimos a cenar a “Chez Loureiro” un restaurante con tres estrellas Michelón. De primer plato pedimos “Cirrópodo del Roncudo sobre una cama de ortigas amansadas con un latigazo de orujo a las finas hierbas de O Caurel”, de segundo “Medallón de Emperador acompañado de tubérculos gratinados” y, para el postre, nos decidimos por “Grosella China a l´orange”, todo ello acompañado de un blanco “Selección Especial de las Rías Intermedias”, café de Moka (invitación de la casa), y chupito de Armañón de la “Riveira Agnóstica”. Comer, lo que se dice comer, no fue mucho y no por que no tuviésemos hambre, no. No daban más. El percebe era eso, no nos engañaron, un percebe. De las ortigas nada que comentar salvo su sabor a orujo y que no nos produjeron ninguna urticaria, las finas hierbas debían de ser tan finas que no las captamos ni visual ni oralmente. El medallón de emperador, también era eso, un medallón de Marrajo de unos 50 mm de diámetro por 5 mm de espesor, las patatas gratinadas no eran patatas, era una lámina de patata con dos virutas de queso… eso si, gratinada. El kiwi a la naranja casi era eso, digo lo de casi porque nos pusieron medio kiwi por barba, en mi caso, y, por tez, en el de Pitusa. El café, era café y el chupito era chupito, no sé de qué, pero ya daba igual. El vino, no estaba mal, era blanco, y estaba muy frío, por lo que no se diferenciaba gran cosa del agua.

Tras la cena nos fuimos inmediatamente para casa, nos preparamos una tortilla de patatas y abrimos una botella de tinto. El sábado no salimos, ni el próximo, ni el siguiente al próximo. ¡Claro que nadie nos quita la satisfacción de haber comido en un restaurante con tres estrellas Michelón!

En recuerdo – por José María Izquierdo

El ataque del Ejército israelí al convoy que llevaba ayuda humanitaria a la franja de Gaza nos va a permitir hoy comprobar que en este partido entre árabes e israelíes hay coros y hay danzas, hay fieles y hay infanterías, y hay alegres y hay muchachadas.

Leer artículo completo