He visto a La Santa Compaña

Por Fermín Goiriz Díaz

Sí, ayer de noche, cerca de A Ramalleira… Yo estaba en las inmediaciones de un poste del tendido eléctrico para ver si oía llegar la luz y así ser el primero en avisar a los vecinos de la buena nueva. En esto que veo, a lo lejos, una luz que avanzaba hacia mi despacio pero sin pausa. El acojonamiento fue total… ¿quién será? Me pregunté, mientras cruzaba mis piernas intentando evitar que ciertos líquidos se saliesen sin previa autorización… no hubo forma ¡me meé! Ya aliviado del aprieto, me dispuse a esconderme tras unos matorrales con la intención de ver y no ser visto. Tras más de veinte minutos en mi escondite, pude observar claramente a cinco hombres… Uno llevaba la Cruz, otro el Estandarte, otro un caldero (supongo que con el agua bendita), otro el farol acompañando al Viático y finalmente, otro con la campanilla, este último era cojo por lo que la campanilla no necesitaba ser movida por la mano del que la portaba para que sonara… Paralizado por el miedo, que no por el frío, aunque también, me vino el recuerdo de las historias de mi abuela sobre la Santa Compaña y… ¡Faltaba la Visión! (la visión es un cortejo fúnebre que muchas veces se suma a la Santa  Compaña). Podía ser el primer hombre de este siglo en ver a la Compaña y a la Visión la misma noche. Pero no, sólo iban los cinco indispensables para ser Compaña… En ese momento recordé que tenía la cámara… y me preparé  (venciendo todos mis miedos) para tirar unas fotos… Como no veía nada que no fuese el farol y su entorno, enfoqué hacia su luz  y disparé  con la cámara como un poseído… Al alejarse la comitiva, me atreví a abrir el visor para ver si había logrado alguna fotografía del acontecimiento. Cuál no sería mi sorpres al comprobar que todas las imágenes eran iguales las unas a las otras… ¡El anagrama de Unión Fenosa!… Todo había sido un sueño, o no?

Anuncios

No tenemos luz

Es cierto, pero tenemos unos paseos marítimos que son la envidia del mundo. Pabellones de deportes, locales sociales, piscinas, etc, etc… en cualquier aldea de Galicia, a los que, evidentemente, no va ni dios. Marquesinas para protegernos de la lluvia y del frío mientras esperamos el autobús que no llega porque posiblemente no exista… como Godot.  Yo, para que se vea mi comprensión para con las autoridades y con las compañías eléctricas, me vine para Ferrol, pero no porque no haya electricidad, no, me vine porque ya no me quedaban velas.

temporal-en-pantin-f-goiriz-32

Estoy afectado por una ciclogénesis explosiva

Que me impide comunicarme por este artilugio (desde Pantín, claro), así que un saludo y espero estar operativo lo antes posible… Podéis ir a Libertad Bajo Fianza para saber de qué va la cosa. Y, si queréis, evidentemente, os aconsejo leer la entrada del día 26 escrita por María en su blog El Cuvi: Flora y Fauna (un clima atípico) en referencia a un triste acontecimiento ocurrido hace unos días en Pantín. María me/nos has dejado sin palabras para dedicarle a Carlos. Hacemos nuestras las tuyas si no te importa.

Procuraré responder a los comentarios dentro de unos días, si Unión Fenosa me lo permite.

Día Histórico

Sin duda alguna el día de hoy, independientemente de las ideologías de cada cual, marca un hito en la historia contemporánea. Sólo el hecho de que un hombre perteneciente a la minoría afro-americana haya jurado como presidente del país más poderoso de la tierra es,  ya de por sí, un acontecimiento extraordinario.  Espero que no sólo por eso merezca ser recordado este día. Dejo para los analistas las cuestiones profundas.

presidente-barack-obama

Quieren que me alargue el pene

No hay día que no tenga 10 ó 20 spam ofreciéndome la posibilidad de quitarme mis complejos con respecto a mi miembro con un sencillo método de alargamiento del mismo … De dónde sacan esos tíos que tenga yo algún complejo con respecto al tamaño de mi apéndice miccionador y reproductor. Nunca lo tuve ni por defecto ni por exceso, pero, de tanta insistencia por parte de los spamteros estos, comencé a tener dudas sobre el asunto. Para intentar que la cosa no terminase por convertirse en algo obsesivo, hablé del asunto con mi partenaire… Amablemente, Ella, mientras me acariciaba me dijo: “No te preocupes, mi amor, no hagas caso… Yo te quiero igual…” ¡Dios! Me acababa de hundir. Qué quería decir,  que era pequeño… Estoy derrotado. Hay que terminar con los spamteros o estos acaban conmigo.