El pánico me tiene acojonado

Por Fermín Goiriz díaz

Estoy acojonado con la posibilidad de que Podemos pueda ganar o ser la minoría más votada en las próximas elecciones generales. Se imaginan ustedes que estos desarrapados profesores universitarios de dudosa genética gobiernen nuestra Patria, ¡sería el fin!. Liquidarían en dos días la ímproba  labor realizada por el Partido Popular en estos últimos años. ¿Qué sería de nuestra sanidad pública?, ¿tendríamos camas suficientes para una buena atención clínica?. Las urgencias estarían colapsadas por la falta de camas y de personal cualificado. ¿Quién abonaría las medicinas de los enfermos por hepatitis C?, ¿quién?; ¿qué sería de nuestra magnífica enseñanza pública?, la dejarían hecha un trapo, sin comedores, sin maestros y sin clases de religión, esta última, -como reconocen los más afamados pedagogos del mundo-, de vital importancia para una correcta formación de los alumnos. ¿Qué sería de Cáritas?; ¿qué sería de los comedores sociales?; ¿dónde comerían nuestros amados pobres?. ¿Qué sería de nuestros pensionistas?, sobre todo de los menos favorecidos -sin duda una minoría-, esos que gracias a Dios y a la virgen del Rocío, a veces sin merecerlo, disponen de 350 ó 450 euros todos los meses, con los que pueden pagar una vivienda digna, hacer cinco comidas al día, disfrutar de la necesaria energía para poder superar el duro invierno, pagar sus medicinas, comprarles chuches a los nietos e, incluso, contratar un masajista personal para que les acompañe a Benidorm. ¿Qué sería de nuestros millones de parados sin prestación económica alguna?, ¿a dónde irían a comer?. ¿Quién pagaría a las concesionarias de las autopistas poco rentables?, ¿quién nos aseguraría que no falsearían sus cuentas con una doble contabilidad?; ¿quién se preocuparía de salvar a los bancos en el improbable caso de que tuviesen un problemilla?, ¿quién salvaría a Bankia?, ¿quién evitaría que se vendiesen las viviendas soiales a fondos buitres, quién evitaría los deshaucios?. ¿Qué sería de emprendedores como algunos que fabricando batas de guatiné lograron alcanzar la cima del mundo, o los que consiguen un incremento del 1.800% en sus beneficios empresariales?. ¿Quién bajaría los impuestos a los más ricos y permitiría legalizar (por cuatro duros) dinero negro sin conocer su procedencia? Y no puedo seguir…el pánico me tiene acojonado, no sea que gane Podemos y se les vaya a ocurrir privarnos de esta maravillosa y, desde siempre, anhelada estabilidad político-festiva. Que estos desarrapados son capaces de cualquier cosa. ¿A dónde iría a parar este país?. ¡Sería el fin!

Leyendo a Ratzinger

Por Fermín Goiriz Díaz

Como pueden ustedes imaginarse, el título es una de las coñas marineras de las que le gustan gastarme a mi disco duro orgánico. Porque él sabe perfectamente que no está capacitado para procesar según que cosas, lo cual no sé si es bueno o no pero es lo que hay. Cada uno tiene el cerebro que tiene y a ciertas alturas de la película va a ser muy complicado que la cosa neuronal, pueda mejorarse leyendo al Sr. Papá Emérito. Seguro que por Forcarei o en sus proximidades habrá alguno con el cerebrum adecuado para tal menester.

Vaya, menuda casualidad. Ahora que surgió Forcarei, me vino a la memoria el artículo que publican en La Voz de Galicia de hoy, escrito por mi politólogo de cabecera don Xosé Luis Barreiro Rivas quien, entre otras cosas, es un rendido admirador y lector del emérito papá, lo cual no tiene nada de malo, faltaría más.

Hoy mi politólogo se despacha contra los votantes de Tsipras en las elecciones griegas y de paso nos arenga a no cometer la misma torpeza cuando se lleven a cabo en las elecciones generales en la hispanias. Sin olvidarse, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, de loar a Mariano Rajoy por un discurso pronunciado ayer. Vamos a ver don Xosé Luis, vamos a ver, que diga usted que Mariano hizo un gran discurso es lo mismo que si yo digo que la rúa Real de Ferrol está petada de Ángeles Celestiales. Por favor, seamos un poco serios y no nos dejemos llevar por la mística, sobre todo usted al que últimamente ya le puede en exceso…Mariano no hace un buen discurso ni con la asesoría de los colegios de asesores fiscales, laborales, jurídicos, ni con el mismísimo asesoramiento del Colegio Cardenalicio, si es que existe tal cosa. Pero bueno, es usted muy libre de bailársela a quién quiera, aunque, a mí, me parece más una deuda de amistad que el análisis de un politólogo.

Respecto a la andanada que lanza contra Grecia por haber mentido falsificando sus cuentas para entrar en el euro y otras lindezas que no por ser ciertas dejan de ser, digamos malévolas. Porque, al menos en el caso del euro, sabe usted perfectamente que era un plan muy bien organizado por ciertos señores y señoras, no precisamente griegos, que tenían un interés desmedido en que Grecia entrase sí o sí en el euro. ¡Y tú lo sabes! ¿Goldman Sachs? ¿Draghi? ¿Le suenan?. Hay más nombres pero creo que es suficiente para hacerse una idea.

Respecto a la irresponsabilidad del pueblo al elegir a la coalición Syriza me parece poco fino por su parte, primero y ante todo, porque precisamente quienes han sido las víctimas de todas las tropelías político-financieras de los tahúres del Misisipi que tenemos al frente del negociado no tenían otra opción que la de votar a quienes no habían participado en el aquelarre festivo de esta estafa generalizada a la que nos están sometiendo, a los griegos y todos los demás europeos.

Venga, me despido, quede usted con su dios y yo con los míos.