El líder carismático visita al emperador.

Por Fermín Goiriz Díaz

Tras su visita a Obama, el emperador designado por los pretorianos, para recibir un par de palmaditas desganadas que bien se merecen un escudo antimisiles y un “hay que mejorar la cosa de los parados” como tarea para el próximo curso, Mariano regresará feliz a su casa con la foto que le llevará a la posteridad de la hemeroteca del ABC que no es gran cosa pero, que para un panolis como él debe de ser la repera.

También le dio sus palmaditas en el envés la señora esa tan alta que preside el FMI y que al fin y al cabo es, junto con la capataz Merkel,  la que da las órdenes al panoli de por dónde tiene que tirar según las directrices de los grandes jefes del cotarro financiero. Aunque para eso ya tienen a su representante en el propio Gobierno, es conveniente hacer creer al personal que Mariano pinta algo.

Y así de feliz nos vendrá a contar a todos que ha sido una experiencia gratificante y que el emperador y la subalterna gabacha están boquiabiertos con su liderazgo y que en dos telediarios el proletariado (dejémonos de coñas de “clase media”, “clase popular” y otras conachadas), podrá dejar de revolver en los cubos de basura o morirse en una camilla del pasillo de urgencias a pesar del esfuerzo, nunca agradecido suficientemente, de médicos, enfermeras y demás personal sanitario.  Y hasta puede que se permitan encender la estufa una hora al día, que es un tiempo más que suficiente para que se templen pero sin correr el  riesgo de que se les calienten demasiado las gónadas y se pongan bravos.

El panoli también nos hablará de la inmejorable ocasión que tienen los inversores para apostar por España ahora que puso el kg de proletario a la par del  bono basura. No necesitarán ni invertir en robots ¡todo a mano y sin mantenimiento! Con derecho a patada en los huevos si el señor capitalista lo tiene a bien.

Que feliz debe de estar este pinacha de los capitalistas (¿lenguaje demodé? ¡YA!), dueños y señores de los medios, de la banca, de la industria, de la agricultura, etc, etc, etc… Si queda algo que no esté en sus manos ya se lo pondrá el tonto útil en el momento oportuno… mientras tanto, que se dedique a mantener el orden público, recaudar los impuestos a quien debe y que no meta demasiado la pata aunque esto es más complicado para el panolis que llegar a ser Presidente ¿Cómo puede llegar semejante cosa a tal cosa?, valga la redundancia.

Anuncios

La macroeconomía va de maravilla, villa, villa, villa…

Por Fermín Goiriz Díaz

Ya superada la afrenta gibraltareña morena del estío, y casi olvidado el tema de la Doctrina Parot, los medios nos entretienen la vida con el asunto de la independencia catalana… asunto al que personalmente no dedico ni un segundo al día y no porque no tenga su aquel la cosa, no; simplemente porque creo que es una opción que los catalanes tienen derecho a plantear y a decidir si se van, si se quedan o hacen un trío. A quien no le concierne el asunto es a mí… así que allá ellos con sus asuntos o artimañas, que también, como la que emprendió el muy españolista y ultraconservador señor Mas para salvar sus muebles. También nos amenizan el día a día con el asunto de la infanta, tema que me interesa sólo en un punto y es el de comprobar si la Ley es igual para todos, como dijo su señor padre en su momento, o la Ley es…según para quien y punto.

Otro de los temas que desata un gran debate es la nueva ley del aborto… un debate, seamos serios, para el propio autoconsumo de los gaviotos, porque estos sólo debaten entre ellos. Les encanta jugar a lo de hacer de poli bueno y poli malo. Me resulta muy curioso que los opinadores oficiales del Reino hagan referencia al asunto argumentando que lo del No Aborto lo llevaba el PP en el programa… ya es mala suerte que únicamente cumpla ese punto y se pase por el forro todos los demás, achacándolo a que se ven forzados por terceros a tomar medidas contrarias a sus ideas, sí que es mala suerte, hombre.

Pero nada, todos tranquilos, con un poco de suerte si la cosa continúa así puede que veamos ¡por fin! a los cada día más flagelados parias despertar de este mal sueño y hacer frente a tanto maltrato procedente desde el, en teoría, Gobierno de España. Pero no me hago muchas ilusiones. ¡Ah!, un último dato, la macroeconomía va de maravilla, villa, villa, villa… aunque, eso sí, el país está endeudado para cinco generaciones. Mientras, Rajoy y su cohorte de palmeros son felices observando desde su atalaya la decadencia del país… que es lo que les priva o al menos lo parece.

Cansado

Por Fermín Goiriz Díaz

Muy cansado de tanta matraca diaria, todos los días de dios soportando a los eruditos de diversa índole dando lecciones sobre el sexo de los ángeles termina por dejar a uno hastiado y, si me apuran, hasta astado y lanceado.

Mientras cada día que pasa, la calle nos muestra con más crudeza el avance imparable hacia la depauperación más absoluta de la clase trabajadora, nuestros eruditos insultadores todavía intentan y lo que es más terrible, logran en muchos casos embaucar a los “mediocres” votantes de los “mediocres” políticos. La cosa esta viene a cuento de un artículo publicado hoy en La Voz de Galicia firmado por el señor don Ignacio Bermúdez de Castro con respecto a la reducción de escaños en el Parlamento Gallego. Opinión que no comparto y, contrariamente a lo que él dice, sí beneficia al partido que propone la famosa reducción. Si el señor Bermúdez de Castro, hombre con un currículo académico que acojona, tiene a bien molestarse en hacer unos sencillos cálculos verá que no, que no es verdad que la medida de marras no tenga un beneficiario concreto. Lo de los cinco millones de ahorro me suena a cachondeo viniendo de un partido que dilapidó millones de ellos y que desgarra el alma del pueblo recortando en todo lo que sea bienestar social o, tan siquiera, mera subsistencia pero que no le produce el más mínimo rubor malgastar millones en verdaderas conachadas o en asesores miles dedicados a ayudar técnicamente al Gobierno sobre el efecto placebo del nabo en la nutrición del cerdo celta. Con respecto a que la mayoría de los miembros del Parlamento Galego están bajo mínimos en cuestión de formación (supongo que se referirá a la académica) y a sus dudas sobre la posibilidad de que alguno superase un examen en el que se solicitase hacer una o con un canuto, no estoy seguro de si se referirá a los que detentan el poder o a los que están en la oposición pero creo que la cosa va por los segundos… No tengo interés en ir a la web del Parlamento para saber qué estudios tienen cada uno de los parlamentarios allí presentes pero estoy por asegurar que la inmensa mayoría son, al igual que él, abogados, que es lo que se lleva por estas tierras desde antes de que san André dejase tirada a santa Comba en Covas (pura leyenda), aunque seguramente no tendrán las cuatro o cinco carreras más en las que se licenció el erudito. Casi me atrevería a apostarlo.

El primer día del año 2014

Por Fermín Goiriz Díaz

El primer día del año 2014 me tiene impresionado por diversos motivos pero, de entre todos, destaca el hecho de ser un día absolutamente perdido. Nada de lo hecho hoy tiene relevancia ni me aporta lo más mínimo. Un despertar tardío acompañado de un ligero dolor de cabeza, sin duda debido al exceso de bebidas espirituosas de la noche de despedida del año de ayer. Un desayuno a base de café acompañado de un surtido de diversos dulces de Navidad que pululan desde hace casi un mes por cualquier encimera de la casa y de los que hay que dar cuenta antes de que se encarguen los diversos insectos que nunca ves pero que siempre están por ahí dispuestos a cumplir la misión que la naturaleza les encomendó. Una ducha de larga duración para limpiar toda la mugre acumulada durante un año tan lardoso, pringoso, grasiento, mugriento, puerco, guarro y lo que quieran ustedes añadir aunque más con la intención de purificación que de higiene propiamente dicha (uno es limpio desde antes de la existencia del estropajo de esparto). El paso siguiente fue el de vestirme y acto seguido salir a la calle para ver el nuevo año con mis propios ojos y observar la cara de felicidad de mis convecinos disfrutando del acontecimiento pero, después de unos minutos de paseo, no me crucé con ningún bicho humano en mis mismas circunstancia ni en ninguna otra. La cosa empezó a preocuparme hasta el extremo de temer una crisis de ansiedad. ¿Qué estaba ocurriendo?, ¿dónde se habían metido los paseantes del 2013?, ¿sería el último hombre vivo en la Tierra? Ciertamente me sentí acongojado y temí encontrarme, en cualquier momento, con Rajoy, nuestro líder, colgado por el cuello en una eslinga de una grúa de Navantia Ferrol. Fue tal el pánico que decidí regresar a mi casa a paso ligero, echar la llave, encender la TV  y esperar mientras repetían los programas del año anterior a que algún telediario me explicase lo que estaba sucediendo… son casi las 7 de la tarde y todavía siguen con los especiales del 2013. ¡Algo huele a podrido en Dinamarca! ¡Y no digamos en España!