Elucubrando

Terminado el fin de semana dedicado a los difuntos vuelvo a la rutina diaria, que no es otra que intentar convivir con los que todavía están vivos. Seres, estos últimos, más complejos y difíciles de entender que el misterio de la trinidad.

Ya que surgió casualmente el tema de la fe, me pregunto qué problemas tienen algunos con el recientemente publicado  libro de don José Saramago titulado “Caín”, sobre todo en Portugal. Esta vez los jerarcas de la iglesia católica mantienen una actitud más discreta de lo habitual sobre un libro en el que el autor “discute”, sin ataduras de tipo dogmático,  (con libertad, de tu a tu, vamos) con La Biblia.  Porque cuando se enfadan y empiezan a dar caña sobre las maldades, falsedades, injurias  o lo que sea que pueda contener un libro sobre su negocio, saben que se va a agotar en un santiamén… ¡Conho! No vuelvo a leer un libro que sea condenado por la jerarquía eclesiástica…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s